'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.
Kiko Méndez-Monasterio es escritor y periodista. Ha sido director de La Gaceta desde 2015 hasta 2017. Madrileño de 1972. Reaccionario de siempre. Después de que sus relatos fueran premiados en distintos certámenes literarios –Camilo José Cela, Decano Pedrol, Jorge Ortúzar...– publicó una recopilación titulada Lo nuestro y lo triste y una primera novela, La calle de la luna, que Horacio Vázquez Rial celebró de esta manera: “Hay aquí un escritor de verdad. Y juro que no son muchos”. Los domingos, en Radio Intereconomía, dirige la tertulia Los últimos de Filipinas.

Ver la biografía

Kiko Méndez-Monasterio es escritor y periodista. Ha sido director de La Gaceta desde 2015 hasta 2017. Madrileño de 1972. Reaccionario de siempre. Después de que sus relatos fueran premiados en distintos certámenes literarios –Camilo José Cela, Decano Pedrol, Jorge Ortúzar...– publicó una recopilación titulada Lo nuestro y lo triste y una primera novela, La calle de la luna, que Horacio Vázquez Rial celebró de esta manera: “Hay aquí un escritor de verdad. Y juro que no son muchos”. Los domingos, en Radio Intereconomía, dirige la tertulia Los últimos de Filipinas.

Agenda de Septiembre

1 de septiembre de 2014

En lo nacional empieza el curso político y más parece una carrera por la supervivencia, como las tortugas esas de los documentales de la 2 y de los videoclips de Amaral. Pobres bichos. Y pobres de nosotros también, porque se ha dado inicio a una campaña electoral permanente, inaugurada con encuestas y con miedos, y triste, que para los sistemas políticos sídebería permitirse la eutanasia, porque sus agonías son largas y odiosas.

Junto al lecho doliente de la constitución del 78 han desfilado doctores y especialistas a millares, se colocan en la cabecera y todos mueven la cabeza de lado a lado, lentamente, en un gesto universal que significa este palma fijo. En la habitación contigua algunos frotan sus manos pensando en repartirse rápido el patrimonio, sobre todos los nacionalistas, quizásin saber que el haber envenenado al paciente -además de procurarles la cárcel- les deshereda de forma automática. Mientras, Pablito Iglesias pretende ejercer de hijo natural del PSOE e IU proclamándose heredero universal. Tiene cierta lógica, porque la verdad es que este ha sido un sistema hecho por y para los socialistas de todos los partidos, y su principal legado es un muro de protección antifascista, que es como llamaban en la Alemania del Este al de Berlín.

Las verdaderas alternativas a un futuro bolivariano, cantonal y bananero, todavía están gateando. Rosa Díez, Albert Rivera, Santiago Abascal, tienen por delante un curso para demostrar que la política sabráreinventarse como lo estáintentando la Corona –una monarquía renovada para un tiempo nuevo-. Por su parte en el PP, creo, la renovación la lidera Bonilla (aunque con estos chistes de columnismo fácil hay que tener cuidado, y recordar a un señor de León que fue presidente). Por último -todavía en clave interna, pero justo antes de pasar a la agenda de exteriores- estála diada catalana, que ya diremos la semana que viene que es un aniversario más falso que las declaraciones de IRPF de los Pujol, pero que guarda importancia como termómetro, para conocer la evolución de la fiebre norcoreana en Cataluña.

En lo verdaderamente internacional, septiembre se inaugura con el 75 aniversario del inicio de la IIGM, y hay quien en vez de recordarlo parece que pretende celebrarlo por todo lo alto, con recreación literal incluida. La política exterior de Obama y la UE consigue que el otro aniversario -el centenario de la Gran Guerra- parezca una hoja de ruta pactada entre los demócratas de la Casa Blanca y los burócratas soviéticos de Bruselas. USA permanecerá, por supuesto, porque al imperio todavía le queda el cuerpo de marines y la independencia energética. Pero la Unión Europea tiene un futuro tan incierto como los aniversarios históricos. Hasta en Alemania estácreciendo el escepticismo por el proyecto, y cuando compramos algo empezamos a convertirlo mentalmente en futuras pesetas.

 

Agárrense, comenzamos.

TEMAS |

Noticias relacionadas

.
Fondo newsletter