«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Rearmar a Europa, Corea del Sur y Japón

1 de junio de 2017

El refranero norteamericano tiene una frase «beware of what you wish for»(ten cuidado con lo que deseas. Pero en todo caso la posicion politica de la nueva administracion Trump sobre la defensa de sus aliados exige desde luego tener cuidado , bastante cuidado . Es cierto que alrededor del 75% del gasto militar de la OTAN lo realiza EE.UU , pero no lo es menos que tiene bases militares en mas de 70 paises , de los menos de 200 que constituyen las Naciones Unidas . Tampoco es falso que la decidida intencion de la politica exterior norteamericana desde 1945 ha sido precisamente limitar el rearme de Europa y de Asia , para evitar las condiciones que hicieron posible las dos guerras mundiales del siglo XX. Estamos pues hablando de palabras mayores , lo cual no es obice para exigir el cumplimiento de los compromisos OTAN sobre gasto militar en relacion al PIB.

La cuestion es mas amplia: ¿se mantiene el compromiso de acudir a la defensa, incluso nuclear, de los socios como explicita el articulo 5 del Tratado del Atlantico Norte que esgrimio precisamente EE.UU cuando solicito y consiguió la colaboracion de sus socios europeos en Afganistan en 2002?.Como recordaba hace unos dias en la prensa internacional el diplomatico de Singapore Kausikan, si Corea del Norte obtiene armas nucleares el camino en Asia no es el ya no creible paraguas nuclear norteamericano sino la vuelta a la mutua amenaza de la guerra fria , pero con mas paises .

En los ultimos dias hemos asistido a un cruce de palabras en la Canciller Merkel y el Presidente Trump como no habiamos visto , al menos desde la guerra de Irak entre Schroder y Bush. Una canciller alemana afirmando que es hora de que la UE busque su propio camino es el sueño de Moscú y la pesadilla de los que creen que la historia siempre se repite. La critica de la nueva administracion de Wahington hacia Alemania ha sido patente desde el principio de 2017, basada más en cuestiones economicas (el valor del  euro o las exportaciones alemanas) que en cuestiones politicas o de defensa .

El tono de esta crítica ha subido sorprendentemente en el primer viaje de Trump a Europa, al parecer a propósito de la preferencia que tienen los norteamericanos por los coches alemanes. Desde luego cualquiera que contemple los coches parados ante  un semáforo en Washington  puede comprobar que esa preferencia existe y es clara . ¿Pero es esto causa para un desgarro entre dos aliados de  casi 70 años  como Alemania y EE.UU ? La respuesta es no. El jefe de gabinete de Merkel, Peter  Altmaier, ha descrito las declaraciones en la feria de la cerveza de Munich por parte de la Canciller como  «que no van a pasar a la historia». Pero la confianza es más difícil de romper que de cimentar. La pregunta que asiáticos y europeos se deben hacer es si la mutua protección  con Norteamérica  es creíble, máxime con armas nucleares. En 1980 EE:UU desplegó sus misiles Pershing en suelo de Alemania Occidental en respuesta al despliegue similar en Europa del Este por parte de la URSS. No parece que eso sea posible hoy, la verdad sea dicha, tanto por alemanes como por norteamericanos , salvo los rusos quienes sí han desplegado armas nucleares en el enclave dentro de la UE de Kaliningrado. Aunque sería injusto no tener en cuenta el escudo antimisiles desplegado por la OTAN en Europa el año pasado, para proteger a Europa de un ataque nuclear .

¿Estamos entrando una nueva fase de las relaciones de defensa, no tanto de bloques como bilateral , con el consiguiente rearme de muchos países? ¿Es eso lo que quiere EE.UU? La búsqueda de un mayor aporte de los europeos a la OTAN , en todo caso dirigida por los norteamericanos, es una cosa ; otra cosa es  la existencia de un pilar europeo más autónomo y robusto de la Alianza; otra tercera  el aumento del armamento bilateral, que sería dar la razón al General De Gaulle con 50 años de retraso. Sin duda los norteamericanos podrían decir que la UE tiene mayor gasto social porque no gasta en defensa, aunque EE:UU gasta por ejemplo mucho más que los europeos en sanidad, puede que de una manera menos eficiente y solidaria, como también tiene un gasto público inferior  en términos de PIB.

Otra vez estamos ante la creciente tendencia de engañarse con las balanzas económicas: Alemania está obsesionada con las balanzas fiscales dentro de la zona euro pero no quiere saber nada de las comerciales (en España tenemos ya una experiencia en este tipo de argumentos parciales para describir una relación económica entre territorios); Estados Unidos prefiere poner el acento en los desequilibrios comerciales sin querer aceptar el papel que el ahorro nacional  tiene en estos déficits . Llevamos un tiempo en que los argumentos de suma cero  se imponen sobre las ventajas de la integración , reduciendo las relaciones a ganadores o perdedores , deudores contra acreedores , mano de obra doméstica versus inmigrantes . Son los países y las sociedades más ricas las que recurren a esta argumentación, como lo hace Alemania una y otra vez en la zona euro  y Estados Unido  lo ha empezado a argumentar en temas comerciales y de defensa con sus propios aliados .

No es la primera vez que EEUU se queja del gasto escaso militar de sus aliados europeos, no tanto asiáticos aunque allí lo que suceda con Corea del Norte será un «game changer». Asia tiene otra gran potencia geopolítica en China, de unas dimensiones económicas, poblacionales y económicas mucho mayores que las de Rusia en Europa, un actor político y militar pero no económico.  Los países asiáticos, sobre todo Japón, se apoyan en una relación bilateral con EEUU que incluso la administración Trump no cuestiona . La UE y la OTAN  no existen en Asia , los riesgos geopolíticos europeos (Rusia , terrorismo islamista ) han sido hasta ahora tratados conjuntamente en la OTAN. Estados Unidos ha aportado pero también se ha beneficiado de un liderazgo indiscutido, si los europeos descubren que deben, tienen, pueden prescindir de ese arreglo todos saldrán perdiendo .

 

 

.
Fondo newsletter