«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.
Alejo Vidal-Quadras - (Barcelona, 1945), Doctor en Ciencias Físicas y Catedrático de Física Atómica y Nuclear, desarrolló entre 1968 y 1989 una fecunda trayectoria en los campos de su especialidad: la Física de las Radiaciones, la Radioactividad Ambiental y la Radioprotección. Ha ejercido su labor investigadora y docente en la Universidad de Barcelona, en la Universidad Autónoma de Barcelona, en el Centre de Recherches Nucléaires de Estrasburgo y en el University College de Dublín. Ha sido Senador en representación del Parlamento de Cataluña y presidente de la comisión de Educación y Cultura del Senado entre otras responsabilidades institucionales. Fue presidente del Partido Popular de Cataluña durante el período 1991-1996 y candidato a la presidencia de la Generalitat en 1992 y 1995. En su etapa al frente del partido, el PP triplicó sus escaños en la Cámara catalana, así como el número de concejalías en Cataluña. Vidal-Quadras fue Diputado del Parlamento Europeo y Vicepresidente de dicha Cámara de 1999 a 2014, donde fue asimismo miembro particularmente activo de la Comisión de Industria, Energía e Investigación. En abril de 2008 recibió la Orden nacional francesa de la Legión de Honor en la categoría de Oficial, por su decisiva labor legislativa en el campo de la energía. Entre sus libros podemos citar Cuestión de fondo (1993), En el fragor del bien y del mal (1997), Amarás a tu tribu (1998), y La Constitución traicionada (2006). Es colaborador habitual del grupo Intereconomía.@VidalQuadras"""
Alejo Vidal-Quadras - (Barcelona, 1945), Doctor en Ciencias Físicas y Catedrático de Física Atómica y Nuclear, desarrolló entre 1968 y 1989 una fecunda trayectoria en los campos de su especialidad: la Física de las Radiaciones, la Radioactividad Ambiental y la Radioprotección. Ha ejercido su labor investigadora y docente en la Universidad de Barcelona, en la Universidad Autónoma de Barcelona, en el Centre de Recherches Nucléaires de Estrasburgo y en el University College de Dublín. Ha sido Senador en representación del Parlamento de Cataluña y presidente de la comisión de Educación y Cultura del Senado entre otras responsabilidades institucionales. Fue presidente del Partido Popular de Cataluña durante el período 1991-1996 y candidato a la presidencia de la Generalitat en 1992 y 1995. En su etapa al frente del partido, el PP triplicó sus escaños en la Cámara catalana, así como el número de concejalías en Cataluña. Vidal-Quadras fue Diputado del Parlamento Europeo y Vicepresidente de dicha Cámara de 1999 a 2014, donde fue asimismo miembro particularmente activo de la Comisión de Industria, Energía e Investigación. En abril de 2008 recibió la Orden nacional francesa de la Legión de Honor en la categoría de Oficial, por su decisiva labor legislativa en el campo de la energía. Entre sus libros podemos citar Cuestión de fondo (1993), En el fragor del bien y del mal (1997), Amarás a tu tribu (1998), y La Constitución traicionada (2006). Es colaborador habitual del grupo Intereconomía.@VidalQuadras"""

Ciudadanos, ¿Liberal o socialdemócrata?

19 de febrero de 2015

Ciudadanos, un partido que nació en Cataluña como reacción ante el vacío dejado en esa Comunidad por los dos grandes partidos nacionales, que renunciaron hace tiempo a hacer oposición real al separatismo, ha ido adquiriendo dimensión general española a caballo de la plataforma civil Movimiento Ciudadano. Su progresiva implantación en todo el territorio y la excelente imagen de su líder lo van configurando como el ocupante mayoritario del tercer espacio entre las viejas y agotadas formaciones del bipartidismo y el extremismo colectivista emergente nacido al calor de la crisis. Sin embargo, su crecimiento no se puede prolongar indefinidamente basado en exclusiva en elementos estéticos o en declaraciones genéricas, por bien que suenen. Una fuerza política que aspira a ser determinante en el nuevo mapa parlamentario que surgirá tras las próximas elecciones generales, debe empezar a definir sus propuestas, una vez consolidado su diagnóstico como certero y su principal rostro como probadamente atractivo.

En este contexto, el inicio de la concreción de su programa económico, lanzado con enorme éxito de público en Madrid el pasado martes, ha sido recibido con la lógica expectación y ofrece, en contraste con el desolador panorama de luchas cainitas y de sucesivos escándalos de corrupción que domina hoy el panorama público español, un interesante material para la reflexión y el debate. Si se lee con atención la primera entrega de lo que se ha anunciado como una serie de seis grandes apartados, surge de inmediato la pregunta que se han formulado ya algunos analistas: ¿Ciudadanos nos presenta una opción liberal o socialdemócrata, está Albert Rivera más próximo a la visión keynesiana o a la hayekiana? Este interrogante, que se puede aplicar también a otros políticos europeos del momento – véanse si no las líneas estratégicas adoptadas por Manuel Valls o Mateo Renzi, teóricamente socialistas, o por David Cameron, un decidido defensor sobre el papel de la libertad de mercado -, no admite en la actualidad respuestas inequívocas. Hay puntos en el programa económico de todos ellos que, al igual que sucede con el de Ciudadanos, se corresponden con uno u otro esquema ideológico. Por ejemplo, el contrato único indefinido con indemnización creciente por rescisión es propio de un enfoque liberal, pero si va acompañado de la creación de un fondo de protección ante el despido aportado por la empresa, no cabe duda que adquiere un tinte socialdemócrata. La asignación al propio trabajador en paro de larga duración de los fondos de formación y reciclaje para que él elija libremente entre una oferta variada de cursos proporcionados por la iniciativa privada, acabando así con el monopolio de sindicatos y patronales en esta actividad, es una medida liberalizadora, aunque el control por parte del Estado de los contenidos y la calidad de la docencia incurre en un ponderado intervencionismo. En cuanto al llamado Complemento Salarial Garantizado, por una parte es un claro estímulo a buscar empleo, lo que pone el acento en la responsabilidad individual, pero por otra es una muestra típica de protección social en busca de moderar la desigualdad.

Si se observa la filiación política y la procedencia de las principales figuras de Ciudadanos, empezando por su cabeza de filas, nos encontramos con personas que vienen del PP, otras del PSOE, muchas sin militancia previa y, por supuesto, algunas identificadas con fórmulas económicas claramente  “austríacas”, mientras que no faltan las que simpatizan con posiciones más comprometidas con el Estado del Bienestar. Probablemente, en un país tan viciado como el nuestro, en el que se ha acostumbrado a la gente a exigir a la Administración que le garantice toda suerte de derechos y beneficios, olvidando a menudo que la riqueza solo se genera mediante el trabajo, el ahorro y la competitividad, y donde millones de nuestros compatriotas navegan en la más terrible precariedad, lo realista sea, por lo menos de manera transicional hacia una economía verdaderamente apta para salir airosa en un mundo globalizado, un mix equilibrado de libertad e intervencionismo, lo que encaja con el principio de cambio sensato y seguro que Ciudadanos ha alzado como estandarte de su proyecto regenerador.

.
Fondo newsletter