Venezolana. Periodista de profesión, comunicadora de oficio y activista de las mejores causas por vocación. Fue columnista, conductora de programas de radio televisión en su país de origen. Actualmente se ha consolidado como una 'youtuber' de gran alcance en “El canal de Nitu” y “Plomovisión 24: horas de opinión”. Es consultora internacional de comunicación organizacional. Combatiente por la libertad e inclemente investigadora en busca de la verdad.
Ver biografía
Ocultar biografía
Venezolana. Periodista de profesión, comunicadora de oficio y activista de las mejores causas por vocación. Fue columnista, conductora de programas de radio televisión en su país de origen. Actualmente se ha consolidado como una 'youtuber' de gran alcance en “El canal de Nitu” y “Plomovisión 24: horas de opinión”. Es consultora internacional de comunicación organizacional. Combatiente por la libertad e inclemente investigadora en busca de la verdad.

Cómo enfrentar al Foro de São Paulo

ESTA ES UNA LUCHA DEL BIEN CONTRA EL MAL

Una interesante conferencia virtual se llevó a cabo el pasado 26 de noviembre que llevó por título “El Foro de São Paulo: una amenaza a la libertad en la Iberosfera”.  

El encuentro fue organizado por la Fundación Disenso, participando como ponentes su presidente, Santiago Abascal;  María Corina Machado, coordinadora de Vente Venezuela; Eduardo Bolsonaro, diputado federal por São Paulo y el exministro boliviano Arturo Murillo.

El encuentro tuvo como presentadores al eurodiputado y periodista Hermann Tertsch y Eduardo Fernández Luiña, director de Estudios y Área Internacional de la Fundación Disenso.

La conferencia tuvo dos grandes aciertos. En primer lugar los ponentes, ya que se trata de líderes que tienen años combatiendo en la práctica al Foro de São Paulo, y en segundo lugar, el temario, puesto que se presentaron varias propuestas para enfrentar a la organización creada en 1990 por Fidel Castro y Lula da Silva, como respuesta a la caída del Muro de Berlín. 

En su exposición, María Corina Machado explicó –poniendo como ejemplo el caso venezolano– cuáles son los mecanismos que utiliza el Foro de São Paulo para destruir las democracias: llegan al poder por vías democráticas para luego cambiar la Constitución y perpetuarse en el poder.

Posteriormente, imponen su dominio en el sistema judicial para perseguir a sus adversarios. Toman el control del organismo electoral, para garantizar el triunfo en los futuros comicios, por medio del fraude y del ventajismo. Buscan la hegemonía comunicacional, cerrando o comprando medios televisivos, radiales e impresos. Transforman la economía para de esta forma enriquecerse y dominar las estructuras.

Finalmente, asumen abiertamente su dimensión criminal, vinculada al narcotráfico, al terrorismo y otros delitos. 

En este último punto, Machado insistió que existe una gran diferencia entre una dictadura y un régimen criminal. “Si en Venezuela hubiese solo una dictadura hace tiempo que ya habría caído”, afirmó.

Por tanto es fundamental hacer el diagnóstico acertado sobre la verdadera naturaleza del Foro de São Paulo, porque una organización criminal requiere ser combatida no solo con estrategias políticas, sino además con herramientas policiales, militares y judiciales.

El exministro del Interior de Bolivia, Arturo Murillo, quien  participó en la conferencia desde la clandestinidad –es un perseguido político del gobierno de Luis Arce–,  indicó que no es posible derrotar al Foro de São Paulo sin la unidad de todas las fuerzas democráticas.

“De habernos unido, el partido de Evo Morales no habría regresado al poder”, dijo Murillo, agregando que los sectores democráticos se concentran –generalmente–  en hacer un buen gobierno descuidando las estrategias comunicacionales, a diferencia de los comunistas, cuyo único objetivo es la parte comunicacional, para ganarse el favor de la población aunque sus planteamientos estén cargados de inventos y  falsedades.
 

Por su parte, Santiago Abascal, líder de Vox, afirmó que la Carta de Madrid constituye un excelente punto de partida para aglutinar a todas las fuerzas democráticas de la Iberosfera; sin embargo, reconoció que los escritos y los foros no son suficientes.

“El Foro de Madrid debe dar lugar a estructuras permanentes de trabajo, a veces visibles y otras no. Trabajar de manera estructural, y no solo con declaraciones”, sentenció. 

El diputado brasileño Eduardo Bolsonaro, explicó que, después de que Marx y Engels escribieron las doctrinas comunistas, la izquierda se percató de que la cultura occidental constituía un obstáculo para sus fines. Entonces –basados en los planteamientos del filósofo italiano Antonio Gramsci– los operadores comunistas decidieron emprender una revolución cultural, tomando el control de las universidades, para así cambiar la forma de pensar de los países occidentales, y de esta forma, hacerlos más vulnerables al pensamiento de izquierda.

“Los políticos le dedicamos mucho tiempo a las elecciones, pero también debemos ocuparnos de luchar contra la guerra cultural”, enfatizó.

Quizá la propuesta más polémica fue la presentada por Bolsonaro, respecto a la necesidad de aprobar en América Latina el mismo precepto expresado en la Segunda Enmienda de la Constitución norteamericana, referente al derecho del pueblo a poseer y portar armas. Según Bolsonaro, esa es la única garantía que tienen los ciudadanos para defenderse de los tiranos.

Ciertamente, en nuestra civilización moderna, pareciera extemporáneo el uso generalizado del porte de armas; pero luego de lo que se ha visto en Cuba, Nicaragua y Venezuela, donde pequeños grupos de facinerosos armados someten arbitrariamente a cientos de miles de ciudadanos, sería justo y necesario recurrir al derecho universal de la legítima defensa, para de esta forma proteger los bienes, la familia y hasta la existencia misma de la nación.

Una de las principales conclusiones de esta conferencia virtual es que, sin duda, es mucho el trabajo por hacer. Si queremos llevar a cabo la propuesta de Abascal, de conformar “estructuras permanentes de trabajo” para así derrotar al Foro de São Paulo, hay que comenzar ya, puesto que la izquierda no descansa, no tiene escrúpulos y tampoco tiene límites.

Sin embargo, debemos emprender la lucha con confianza, porque, como quedó plasmado en el ambiente del encuentro virtual, el combate que llevamos a cabo no es meramente político, sino que se trata de una lucha del bien contra el mal.

Tengo la absoluta convicción que al final, el bien siempre triunfa.

@NituPerez

Deja una respuesta