«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Constantinopla o Estambul

12 de enero de 2015

El terrorismo, los guetos, las manifestaciones por la unidad -sin unidad ninguna-, y los discursos políticos sólo son capítulos de una novela de la que ya se ha escrito el final. De hecho, al parecer Houellebecq la ha escrito entera. 

Eric Zemmou -otro intelectual francés en la línea de Casandra- habla de una paulatina sustitución de los valores europeos, quizá no tanto por la pujanza de unos como por el abandono de los otros. El meteco -nos lo avisaba don Colacho- no hace concesiones al autóctono. Nos hallamos en mitad de este cambio profundo, y en buena parte de continente -o más bien mala- están cambiando desde la gastronomía hasta el nombre de las vacaciones escolares. Esconden los restos de cristiandad como quien borra la sangre de un crimen, febriles y apresurados. En Bélgica a las de Navidad les llaman de invierno, a las de Semana Santa de primavera, y el día de todos los Santos le llaman la festividad del otoño. Lo han hecho los socialistas francófonos, pero no por un ataque de paganismo laicista, sino para no molestar a la mayoría presentida, la musulmana. 

En España vamos más lentos, porque la presencia islámica es más breve. Pero a cambio tenemos el anticlericalismo patológico de la izquierda, que mientras no puedan quemarlas se conforman con sustituir las iglesias por mezquitas. No es exageración, en Córdoba están en ello. Y los pachones de Podemos anuncian que someterán las celebraciones de Pascua al voto popular, así que a lo mejor hay que ir adecentando los garajes y las catacumbas para celebrar la vigilia de resurrección de los próximos años.

Hace algún tiempo me contaba una amiga -y yo lo conté aquí-  una escena singular que había contemplado en su peluquería: entre las alabanzas de la profesional -que la peinaba casi con envidia- una joven se miraba guapísima al espejo, orgullosa de una cabellera de anuncio. Terminada la operación la chica se levanta y paga, y enseguida se cubre la cabeza con el hiyab, ocultando religiosamente el trabajo recién realizado. La peluquera se lamenta del gesto -en realidad está pretendiendo halagar aún más a la clienta-, y en voz alta afirma que es una pena que no luzca por la calle ese pelazo que acaba de esculpir. Entonces las demás señoras asienten y bisbisean, quizá porque así se resarcen un poco ante la belleza juvenil. Pero el murmullo de aprobación se convierte en un silencio de hielo ante la réplica de la chica musulmana: “Yo lo llevo porque quiero, pero tú lo llevarás por obligación”. Así, tal cual, oído en la peluquería- Y las señoras se quedaron mudas pensando en esa moda que viene, impuesta por la demografía en vez de por los estilistas, y miedosas, porque en esa forma tan distinta de vestir y tratar a la mujer se encarna una fricción muy visual de por qué Eurabia no es posible de forma pacífica. Que no se puede ser al mismo tiempo Constantinopla y Estambul.

 

 

.
Fondo newsletter