«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Madrileña, licenciada en Derecho por la UCM. En la batalla cultural. Española por la gracia de Dios.
Madrileña, licenciada en Derecho por la UCM. En la batalla cultural. Española por la gracia de Dios.

¡Feliz y combativo 2024!

30 de diciembre de 2023

Sánchez tenía que poner la guinda al 2023 y lo ha hecho, faltaría más. Pamplona ha caído y con ella toda Navarra. Ninguna sorpresa. A ver si se creen que en la reunión entre el presidente y Aizpurúa hablaron de la moda primavera-verano de la próxima temporada. Esta semana hemos visto sólo el aperitivo de la infamia, aunque no por esperado duele menos. Hubiéramos claudicado hace cuarenta años y nos hubiéramos ahorrado casi mil muertos, centenares de familias rotas y una limpieza ideológica que rompió la vida de, al menos, doscientos mil vascos.

El efecto dominó que muchos anunciamos en 2017 si no se contenía el nacionalismo de forma eficaz está en marcha, pero esta vez por obra y gracia del PSOE, no porque estos partidos separatistas hayan crecido de manera colosal en estos años, ni porque haya un clamor nacional —estatal, si quieren— por descomponer España en una suerte de confederación de estaditos de primera y segunda clase, y hasta tercera si me apuran, sino porque Pedro Sánchez necesitaba votos para mantenerse en el poder. Tan sencillo, tan fácil de explicar, tan estúpido todo como la broma de mal gusto del tonto del pueblo.

Si de pequeños repetíamos como loros aquello de que España limita al norte con blablabla…, ahora acostúmbrese a decir que España se descompone por el norte en País Vasco que se come Navarra para formar una tal Euskal Herría, y por el noreste en Cataluña que pancatalaniza con la Comunidad Valenciana y Baleares —sin perjuicio de que ya puestos sigan con Murcia y den la vuelta a la península— para conformar los paisuscatalans. Y ya veremos a ver qué dice Juanma Moreno que no pierde ocasión para decir una tontería sobre la nación andaluza. Sin olvidar Galicia, la tercera comunidad histórica (sic), que quizá tenga algo que añadir porque ellos ven las cosas de otra de manera. Que no lo digo yo, lo dijo Feijoo.

Con este follón preparado en tres, dos, uno para estallar en nuestra querida piel de toro, Sánchez presume de no tener un caso de corrupción política en su gobierno. Él, que es el corrupto más grosero y evidente que se ha dado en España desde hace muchas décadas. Porque mercadear con lo que no es tuyo se ha llamado robar de toda la vida. Y Sánchez ha vendido en la trastienda la soberanía y el territorio nacional, y veremos cómo unos cuantos se quedan en propiedad lo que es de todos los españoles. Esto es corrupción ideológica que es infinitamente más grave que la corrupción dineraria. Y con él todo su gabinete. No hay nadie inocente a su lado. Cualquiera que se relaciona y pacta con este Gobierno corrupto, aunque sea la lista de proveedores de la cafetería del Congreso de los Diputados, es cómplice de la deriva a la que ha sometido a la nación española.  

Todos aquellos españoles que contemplan espantados el panorama, ¿van a pasar este año tan indignados como el anterior criticando desde el sofá? Sólo un par de ideas. El que esté buscando un partido perfecto que le represente como sólo lo haría su propio padre, que se olvide. No existe. Valoren la posibilidad de ponerse la camiseta y arriesgar, la situación lo justifica. Participe y ponga de su parte. Por otro lado, este año hemos conocido muchas asociaciones cívicas que han plantado cara al Gobierno con los pocos medios de los que disponen. Busquen la que mejor les vaya. Apoyen de la mejor manera que puedan y verán que, además, se sienten mucho mejor.

Se acabó la hora de las plañideras, de criticar desde el calor del hogar al que hace algo. Si no le gusta lo que hacen unos, haga usted algo distinto. Frente al Gobierno no sobra nadie. ¡Feliz y combativo 2024!

.
Fondo newsletter