'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Ver la biografía

Intereses ocultos

22 de octubre de 2014

Dice el viejo refrán: “Piensa el ladrón que todos son de su condición”, y se aplica el dicho cuando pretendemos ver en los demás los defectos que no vemos en nosotros mismos. Podríamos aplicarlo ahora a un hecho reciente ocurrido en Canarias. Todos sabemos que el Ministro de Industria, José Manuel Soria, es partidario de la extracción del petróleo en las Islas, no sólo por el beneficio que representa, pues no existe un sólo lugar en este Planeta donde los vertidos incontrolados del petróleo hayan terminado con el futuro de un destino turístico, ya que todos, al final, han seguido creciendo en este campo. Tampoco se ha perjudicado definitivamente a la Naturaleza, que, asimismo, ha sido siempre recuperada. Pero Soria es partidario del petróleo, por encima de todo, por una cuestión de responsabilidad hacia el pueblo canario, ya que si ellos no extraen el crudo, lo va a hacer Marruecos (de hecho, ya ha iniciado las gestiones por la dejación negligente y culpable del Presidente canario Paulino Rivero, de lo que deberá responder algún día), lo que ocasionará, caso de haber vertidos, una desprotección mayor de los intereses canarios.

Bueno, pues Paulino Rivero ha tenido el atrevimiento, y la irresponsabilidad, de decirle a José Manuel Soria que explique cuales son sus intereses con Repsol; así, como suena. Si empezamos por el principio, Paulino Rivero, que fue, hasta hace poco tiempo, firme partidario y defensor de la extracción del petróleo en Canarias, debería (antes de hacer esta pregunta al Ministro) explicar, primero, por qué razón cambió repentinamente su decisión, y luego debería explicar también cuáles son sus intereses con el Rey de Maruecos, a quien, hasta el momento, no ha hecho la menor crítica por las consecuencias que puede tener para los canarios el daño que Rivero dice quiere evitar. Si este hombre hubiera empezado por el principio (cosa que no hará nunca) habría estado en condiciones de formular semejante pregunta a Soria. Nunca antes. 

La diferencia que existe en la distancia entre las perforaciones canarias y marroquíes es de pocos kilómetros, lo cual supondría que el daño que ocasionaría Marruecos por los posibles vertidos tardaría un par de horas más en llegar a las costas canarias que si el petróleo lo sacan los isleños; o sea, no habría diferencia en el daño final, sólo la ventaja de que si lo extrae Canarias habrá un mayor interés del pueblo en proteger lo que es de ellos, y trabajado por ellos mismos, que jamás tendría Marruecos, ¿o no?  Y, digo yo: ¿no será que Paulino Rivero no está en situación de criticar nada al Rey de Marruecos? Siempre habla quien tiene más que callar.

 

TEMAS |

Noticias relacionadas

.
Fondo newsletter