'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
Alfonso Ussía Muñoz-Seca. Madrid 1948 Escritor. Premios. Mariano de Cavia, González-Ruano, Jaime de Foxá y Baltasar Iban. Especial Ejército, Fundación Guardia Civil y FÍES de periodismo. 53 libros. Distinciones. Gran Cruz del Mérito Naval. Gran Cruz de la Orden del 2 de Mayo. Medalla de Oro de Madrid. Cruz de Plata de la Guardia Civil. Entre ABC, Tiempo, Época, y La Razón, más de 20.000 artículos. Pluma de Plata y Pluma de Oro.

Ver la biografía

Alfonso Ussía Muñoz-Seca. Madrid 1948 Escritor. Premios. Mariano de Cavia, González-Ruano, Jaime de Foxá y Baltasar Iban. Especial Ejército, Fundación Guardia Civil y FÍES de periodismo. 53 libros. Distinciones. Gran Cruz del Mérito Naval. Gran Cruz de la Orden del 2 de Mayo. Medalla de Oro de Madrid. Cruz de Plata de la Guardia Civil. Entre ABC, Tiempo, Época, y La Razón, más de 20.000 artículos. Pluma de Plata y Pluma de Oro.

La gallina belga

11 de julio de 2021

La prueba más concluyente de la degradación intelectual de una buena parte de la sociedad catalana no es otra que el mantenimiento de la admiración hacia el forajido cobarde que la dejó tirada y abandonada con su huida a Bélgica. Gallina de Gerona, según Salvador Sostres. Probablemente, en pocos meses, Gallina belga, por cuanto el truhan de Waterloo ha anunciado su posible cambio de nacionalidad. Pasará de ser español a ser ciudadano de Bélgica, una nación partida en dos que fue un invento de España. Pero la posibilidad de que la gallina gerundense adopte la nacionalidad belga me ha colmado de alegría y satisfacción. 

Pocas cosas más vergonzosas que un supuesto hombre-gallina. Supuesto hombre y reconocida gallina, quiero decir

España está saturada de ellos, colmada de sus miserias y traiciones, pero que un maleante y demostrado delincuente deje de ser español es siempre una buena noticia. No se notará, pero será un alivio moral. Es más agradable figurar a la gallina en su corral de Waterloo que picoteando desperdicios en las urbanizaciones de Gerona. Si en Cataluña predominaran el sentido común y la inteligencia, la buena noticia habría sido celebrada con jolgorio, cohetes y fuegos artificiales. Pocas cosas más vergonzosas que un supuesto hombre-gallina. Supuesto hombre y reconocida gallina, quiero decir. El que abandonó a sus partidarios escondido en la maleta de un coche. El que proclamó la independencia de Cataluña y siete segundos más tarde la desmintió. El que dejó a sus compañeros de fechorías en la cárcel mientras él se gastaba el dinero de todos los españoles viviendo como el reyezuelo de una Corte de tontos. El que encomendó su defensa a un abogado que fue colaborador de la ETA, partícipe de un secuestro y ahora se mueve entre acusaciones y nubes de blanqueo de dinero procedente del narcotraficante Sito Miñanco. El que engañó a los catalanes disfrazando una fuga de falso exilio. El impostor. No alcanzo a comprender cómo un malhechor capón y cagueta de esa calaña pueda ser añorado y respetado en Cataluña. Dice muy poco de Cataluña, la región del silencio cómplice, la mirada a otra parte y la corrupta burguesía pagadora de comisiones. También la región de muchos héroes que resisten, cada vez menos, cansados de defenderse de la violenta estupidez separatista sin que nadie en el resto de España valore el riesgo de su valentía. Lo cierto es que la confusión imperante no ha sabido distinguir entre el catalán y el separatista, y que la hartura se ha generalizado. Que la gallina se nacionalice belga carece de trascendencia, pero alivia la serenidad. Por otra parte, entre las valoraciones gallináceas, una gallina de Flandes suena mejor que una gallina de Gerona, y más aún si se trata de una gallina blanca de Avecrem.  

Todo en la gallina belga es pequeño, excepto su desvergüenza, su impostura y su cobardía

Tener a una gallina, clueca o no, como símbolo y referencia “nacional”, es muy triste. Y hay que ayudarla a que cumpla con prontitud el papeleo democrático que facilite su pequeño salto de corral a corral. Eso sí, no esperen los flamencos una benéfica producción de huevos por parte de esa gallina. No los conoce ni por la cáscara. Se trata de una gallina piadora, no ponedora. Es decir, una desdichada gallina que no sirve absolutamente para nada. Por ello es saludable que sea una gallina belga, y no española.

Si yo fuera uno de sus seguidores, me sentiría profundamente avergonzado. Como contribuyente español, soy uno de sus financiadores, que ya es suficiente. Y si la gallina renuncia a la nacionalidad española, dejaré de contribuir a su mantenimiento en la huida. No es negativa, pues, la pequeña, mínima e insignificante novedad. Todo en la gallina es pequeño, excepto su desvergüenza, su impostura y su cobardía. Que se vaya cacareando. Tampoco es mal destino Waterloo. Tiene una media de 23 días de sol por año. Para una gallina mediterránea no es mucho sol, pero se sobrevive. No le faltará el pienso pagado por la media y alta burguesía de Barcelona. Y a piar, picar y cacarear, que la vida son dos días.

Noticias relacionadas

.
Fondo newsletter