«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Hughes, de formación no periodística, es economista y funcionario de carrera. Se incorporó a la profesión en La Gaceta y luego, durante una década, en el diario ABC donde ejerció de columnista y cronista deportivo y parlamentario y donde también llevó el blog 'Columnas sin fuste'. En 2022 publicó 'Dicho esto' (Ed. Monóculo), una compilación de sus columnas.
Hughes, de formación no periodística, es economista y funcionario de carrera. Se incorporó a la profesión en La Gaceta y luego, durante una década, en el diario ABC donde ejerció de columnista y cronista deportivo y parlamentario y donde también llevó el blog 'Columnas sin fuste'. En 2022 publicó 'Dicho esto' (Ed. Monóculo), una compilación de sus columnas.

La gestos

19 de abril de 2023

En su artículo de Ideas del domingo, el profesor González Cuevas escribía lo siguiente: «El PP es, en ese sentido, un peligro para el conjunto de la derecha social». El sentido es que busca el consenso con la izquierda y huye de la confrontación. El PP lleva los votos de la derecha al redil del consenso, pilotado culturalmente por la izquierda.

Si el PP es un peligro, Díaz Ayuso es peligro y medio. Ayer supimos que cerrará las listas del PP en Bilbao como «gesto simbólico» en apoyo de la unidad de España y la Constitución, contradicción en términos porque una es amenaza para la otra.

Es un gesto de una mujer acostumbrada a ellos. Viene de presentar la campaña con un bailecito en Las Ventas porque estamos a todo, a los flujos globales y a los festejos taurinos, con un españolismo de tienda de souvenir, de atrezo, como los anuncios de chorizos de la tele o los vídeos de Tangana; ahí está Vaquerizo, por ejemplo, ayusista, exprimiendo el limoncito almodovariano.

Si la unidad nacional está amenazada, ¿qué hace su partido apoyando el desarrollo autonómico, hablando de nacionalidades o pactando con los nacionalistas? En Ayuso florecen todas las renuncias del PP. Si Gallardón se permitía licencias para simpatizar con la izquierda, ella se camela a las derechas no como verso suelto sino como personificación de toda la hipocresía del PP.

Con el apoyo de muchos pecios intelectuales de Ciudadanos, de gran prestigio en la derecha como técnicos del estar a todo, Ayuso se beneficia por su poder autonómico de un subsistema mediático trufado de sacamuelas liberales, con sus silogismos de volverse loco, dedicado a su mayor gloria y a la proyección de un autonomismo capitalino aberrante, voluta final y remate del 78. Madrid es capital y autonomía, un DF cuya identidad es no tener identidad y cuya función propagandística es vender un relato exitoso y alternativo del 78: el otro modelo posible. No fallarían las autonomías, sino quien las dirige. Ese quizás sea su mayor peligro: dirigir al españolismo más despistado por la vía de la federalización silenciosa y además orgullosa.

Si su Madrid es reducción al absurdo del 78, Ayuso es la hipocresía del PP hecha carne política, hecha gestos, mohines. Ayuso hace una política del mohín, un populismo femenino y achulapado que rechista contra el 2030 que su partido lleva en la solapa, o que contemporiza con lo trans, el feminismo y el LGTBI. Ayuso hace política de gestos, pero habla en el Boletín Oficial (BOCM) y cada poco tiempo baja los impuestos un 0’0000000001% lo que le permite llenar los titulares con nuevas revoluciones liberales en medios forrados de publicidad institucional. El contribuyente está feliz con ese soma porque no conoce otro, y porque cala también el sopor antipolítico de la cervecita en la terracita.

El innegable talento de Ayuso y Miguel Ángel Rodríguez se benefició de las campañas de la izquierda en su contra. Ante esos ataques surgió un inevitable sentimiento de solidaridad, pero superado el reflejo de simpatía, no es difícil ver que Ayuso se ha especializado en un populismo superficial que se lleva donde siempre la espuma de votos de unos debates que así quedan neutralizados. Todas las renuncias del PP están en sus mohínes.

.
Fondo newsletter