«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Escritora y artista hispano-francesa. Nacida en La Habana, Cuba, 1959. Caballero de las Artes y Letras en Francia, Medalla Vérmeil de la Ciudad de París. Fundadora de ZoePost.com y de Fundación Libertad de Prensa. Fundadora y Voz Delegada del MRLM. Ha recibido numerosos reconocimientos literarios y por su defensa de los Derechos Humanos.
Escritora y artista hispano-francesa. Nacida en La Habana, Cuba, 1959. Caballero de las Artes y Letras en Francia, Medalla Vérmeil de la Ciudad de París. Fundadora de ZoePost.com y de Fundación Libertad de Prensa. Fundadora y Voz Delegada del MRLM. Ha recibido numerosos reconocimientos literarios y por su defensa de los Derechos Humanos.

¿Resiliencia? No, resistencia

27 de noviembre de 2023

Desde el 7 de octubre del 2023 he pasado por varias etapas, altibajos psíquicos y físicos, que mi cuerpo no consigue controlar; somatizar los disparos de claridad, o por el contrario de tenebrosidad, que me envía la mente me dañan en lo más profundo. He debido detenerme decenas de veces antes de escribir lo que no podía ni imaginar que me vería obligada a escribir en pleno siglo XXI, por vergüenza y compasión. Entonces no queda más que preguntarse: ¿Cuál Yo acuso habría escrito Émile Zola si viviera en esta época con lo que estamos viendo y padeciendo? ¿Qué pensaría Anne Frank si estuviese viva…?

Los actos de solidaridad resultan poco numerosos frente a las desvergüenzas que provienen de las acciones de apoyo a la barbarie de Hamás, y que constituyen a mi juicio y a estas alturas también acciones de deshumanización.

De otra parte, la indigencia mental y la mala idea prevalecen. A todo el que apoye a Israel lo clasifican de inmediato de extrema derecha, mientras en el Parlamento Europeo, su presidente por un período de seis meses, además de ser presidente de España, Pedro Sánchez, quien perdió las elecciones en España y que con siete votos de separatistas, golpistas, terroristas, y de nacionalistas de extrema etnicidad, no sólo exige, en momentos tan graves, un Estado palestino, para colmo se inventa un nuevo ministerio de Infancia y Juventud, cuya ministra nombrada y ya en funciones es una señora presuntamente simpatizante de Hamás, de origen Palestino, Sira Abed Rego, alguien que ya había estado en Cuba,  fotografiada fundida en un abrazo con el títere que oprime mi país (imagen publicada en las redes sociales, donde se ve sonriente y orgullosa de aparecer con quien encarceló a 39 menores de edad tras las manifestaciones del 11 y 12 de julio del 2021, y que en la actualidad tiene 1069 presos políticos, la mayoría jóvenes).

El horror se manifiesta cotidiana e impunemente, no siempre ensangrentado, el horror también puede ejercerse con acciones y palabras, con caos y odio, un odio instrumentalizado e institucionalizado ya, un odio gubernamental, impuesto en las instituciones internacionales. ¿Qué es la ONU si no, con países como Cuba y Arabia Saudí como grandes observadores desde puestos relevantes? El asco me invade de sólo escribirlo.

El odio ha sido sembrado también en el deporte, algunos de los deportistas franceses se refieren a los sucesos ocurridos mediante una dimensión infrahumana comunitaria y separatista; no son Francia, son ellos y las circunstancias de sus orígenes, inclusive si nacieron en Francia, pero sus padres les enseñaron a odiar el país que les dio cobijo, que los hizo alguienes, personas.

Curiosamente, nunca he visto esa reacción en los exiliados políticos judeocristianos, que mantienen una discreción con respecto a sus creencias, que se integran mediante el trabajo y el respeto al país que les ha acogido.

Sin embargo, si lo expresas, si intentas explicarlo, desde tu realidad propia por vivida y padecida, te llaman extrema derecha, fascista, o ultra… Nos invitan a dejar nuestros trabajos, y hasta en el caso de algunos escritores, algunas editoriales dejan de aceptar nuestros manuscritos. El miedo devora el alma, era el título de aquella célebre película de Rainer María Fassbinder, de 1974. Bajo ese terror vivimos

El miedo que apoca y consume, asesinatos tras asesinatos, Lola descuartizada, los bebés acuchillados en un parque de Annecy, Thomas en un baile de jóvenes en Crépol, entre otros… Los rehenes israelíes liberados, elegidos al azar, en una selección que paradójicamente los culpabilizará de por vida. ¿Por qué ellos han sido liberados, por qué no están muertos? ¿Habrá resiliencia para ellos?

Un mundo más espantoso no hubiera podido imaginarlo. Y, sin embargo, en él intentamos sobrevivir como esclavos del terror, porque esto ya no podemos llamarlo Libertad. No obstante, toca resistir.

.
Fondo newsletter