«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Actor. Cine, teatro y televisión. Fue diputado en el Congreso de los Diputados y jefe de grupo en las Cortes Valencianas. Actualmente trabaja en 7NN. Dirige y presenta 'ConToni' los sábados por la noche.
Actor. Cine, teatro y televisión. Fue diputado en el Congreso de los Diputados y jefe de grupo en las Cortes Valencianas. Actualmente trabaja en 7NN. Dirige y presenta 'ConToni' los sábados por la noche.

Sangre helada

31 de diciembre de 2023

Pamplona da para mucho. Sigue desnudando a ese psoe mentiroso e hipócrita. En lo primero no vamos a detenernos; si quiere se lo repito veinte veces, jamás de los jamases y toda esa mandanga… ¿para qué?  Lo segundo merece un comentario. Gobernará Bidu, sí, con un concejal bilduetarra condenado por pegar a mujeres. Aunque pensándolo bien no sé si es hipocresía o tradición socialista. Un tal Abaurrea le cascó a una policía y a una concejal. Al PSOE eso le importa una higa, aunque en mi tierra hicieran mucho ruido porque alguien de VOX insultó a una mujer. A mí me hicieron una cancelación de libro por unas declaraciones sobre violencia de género mientras en Euskadi presidía su partido un señor condenado por pegar a su señora. Con un par. 

Hay quien se felicita porque dos de los concejales socialistas dimitan ante las mentiras y los pactos del sanchismo. Hubiera preferido que se quedaran con su acta para votar en contra, impedir el pacto y mantener la palabra dada en campaña. Hubiera sido lo correcto. Pero eso es pedirle peras al olmo, o moral al socialista. Los que se quedan dicen que sus razones «ya las ha explicado el secretario de organización» —el que hace las listas— y que «hay un acuerdo muy importante detrás y por ello estamos hoy donde estamos». Chim púm. De fondo se oyen unos gritos. Quizá ese «UPN kanpora» que se coreó ayer en la calle y que tan siniestros recuerdos trae. 

Consumado el acto, sale a la palestra una clásica maniobra de distracción. La ya ex alcaldesa dice —y todos la entendemos perfectamente— que prefiere fregar escaleras a gobernar con Bildu. Y la izquierda política y mediática se la coge con papel de fumar. Ya no importa el pacto con un partido que lleva en sus listas a 44 condenados por terrorismo, ocho por asesinato. Ahora todos se llevan las manos a la cabeza porque tienen madres que fregaban escaleras. Esos hijos de, callan ante un pacto con quienes asesinaron, entre otros muchos, a la pobre Maria Luisa Sánchez Ortega. Ella sí fregaba escaleras.

Pamplona pactada con asesinos, terroristas y maltratadores es la normalidad democrática. Yo, sin embargo, vivo en el fascismo. Pero parece que no arranca. En la Comunidad Valenciana, gobernada por el PP y VOX, seguimos sin lapidar mujeres ni tirar homosexuales desde los balcones como hacen en Gaza, la tierra prometida de la izquierda española.

Acaba el 2023. La alianza del psoe y Bildu es el acontecimiento político del final de año. Eso y las nuevas mentiras del presidente. Declara que el suyo es un gobierno limpio de corrupción. Bueno, a mí no se me ocurre mayor corrupto que el que indulta a ladrones, golpistas y decreta una amnistía para mantenerse en el poder. O el que lo consigue pasándose por el forro lo que prometió a la ciudadanía. Ya se lo dijo la madre de Pagaza a ese inane de Patxi López: «dirás y harás muchas más cosas que me helarán la sangre». Pues eso. Esto no ha hecho más que empezar. Prepárense para el año que viene. 

.
Fondo newsletter