'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Ver la biografía

La tradicional fuga fiscal francesa se intensifica

10 de diciembre de 2012

El Gobierno sube los impuestos a los propietarios de segundas residencias. 43 familias francesas figuran entre los ciudadanos más ricos de Suiza

El exilio fiscal vuelve a estar de moda en Francia. Si es que alguna vez dejó de estarlo. Porque cada año, más de 700 contribuyentes se marchan de su país natal para escapar del impuesto sobre la fortuna, ISF, impulsado en 1982 durante el mandato del socialista François Mitterrand.

Pero con las nuevas medidas recaudatorias diseñadas François Hollande, la tradicional fuga fiscal francesa se intensifica. Miles y miles de euros fluyen hacia otras tierras como Bélgica y sobre todo Reino Unido, a salvo de la temida administración fiscal de un país “que no les quiere”, aseguran.

Mina de oro

Después de haber adoptado la polémica súper tasa del 75% destinada a los ingresos anuales superiores a un millón de euros y un nuevo tipo de imposición correspondiente al IRPF del 45%, el presidente de la República ha encontrado una nueva mina de oro: los propietarios de segunda vivienda. Los diputados acaban de adoptar una subida del impuesto que grava las plusvalías inmobiliarias -hasta ahora del 19%- cuando estas superen los 50.000 euros. El aumento de esta tasa que afecta a la venta de segundas residencias será más importante cuanto mayores sean las ganancias. El gobierno está estudiando además otro tipo de medidas fiscales para este sector. El objetivo es recaudar 300 millones de euros con los que poder financiar las viviendas sociales.

Refugio fiscal

“Subir los impuestos a la clase media a través de sus bienes inmobiliarios es una mala idea”, aseguró el presidente de la comisión de Finanzas Gilles Carrez, miembro del partido de la UMP. La oposición denuncia el “acoso fiscal” que sufren los ciudadanos y que genera la fuga de capitales. Según un estudio de la revista suiza Bilan, 43 familias francesas figuran entre los ciudadanos más ricos de Suiza.

Su patrimonio en este refugio fiscal se eleva a 36 mil millones de euros. Entre estas familias, se encuentran los herederos de importantes firmas como los Wertheimer, propietarios de Chanel o los Peugeot. El país helvético siempre ha sido una tierra de acogida para franceses, alemanes, ingleses o italianos. Tales nacionalidades figuran en el ranking anual de las 300 mayores fortunas de la Confederación helvética.

Pero el atractivo fiscal de Suiza está amenazado. Francia y Alemania han fijado la mirada en el país vecino para tratar de invertir la tendencia. Entre otras medidas, a partir de 2014 la política fiscal nacional se aplicará también a las herencias procedentes de Suiza.

El actor Gérard Depardieu ha sido el último en protagonizar una mudanza fiscal. Se ha instalado en Bélgica, a un kilómetro de la frontera francesa donde la política impositiva es más atractiva para uno de los actores mejor pagados de Francia. A través de una quincena de empresas en Francia, Depardieu emplea a un centenar de personas. Su patrimonio es muy variado.

Vídeo

He encontrado un vídeo muy significativo que refleja desde un punto de vista humorístico, la tensión social en torno a las constantes subidas y creación de nuevos impuestos en Francia. Es un vídeo clip interpretado por Les Inconnus en el año 1991 pero se adapta perfectamente a la actualidad. Describe el acoso fiscal que sufrían los ciudadanos en esa época (los vampiros que vienen a chuparte hasta la última gota de sangre). ¿Qué os parece?

 

 

 

TEMAS |

Noticias relacionadas

.
Fondo newsletter