«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
recuerda que la nota de 2021 explicaba lo mismo con expresiones más atinadas

El obispo Munilla explica la polémica de las bendiciones: «Esta declaración no era necesaria»

El obispo de Orihuela Alicante, José Ignacio Munilla. Europa Press.

Con la publicación de Fiducia supplicans, una declaración del Dicasterio para la Doctrina de la Fe, liderado por el cardenal Víctor Manuel Fernández Tucho, la polémica ha llegado a todos los rincones de la Iglesia. El documento vaticano, que lleva la firma del Papa Francisco, establece un recorrido del significado de las bendiciones dentro de la Iglesia y recuerda la disposición de la Iglesia para bendecir homosexuales.

Con todos los focos puestos en el debate de las «parejas irregulares», Fiducia supplicans recoge la Tradición de la Iglesia: se puede bendecir al pecador pero nunca el pecado. Esta aclaración de la Doctrina, sin embargo, ha sido puesta en debate, por culpa de un texto ambiguo y ambivalente que ha sido principalmente celebrado por gran parte del lobby gay de la Iglesia.

Ante tantas dudas de los fieles católicos, que ven en sus pastores la viveza del debate y no la claridad del Magisterio, el obispo de Orihuela-Alicante, monseñor José Ignacio Munilla, ha explicado las implicaciones de esta declaración: «La caridad pastoral es una llamada a que todos los pecadores podamos ser bendecidos, pero no a bendecir nuestro pecado».

Las críticas del prelado español al texto de monseñor Fernández Tucho se dirigen principalmente a la forma: «Tratándose en el caso presente de una cuestión especialmente discutida y delicada, sorprende que no se haya procedido de forma sinodal», ha recriminado Munilla, que no entiende la urgencia y el momento de esta declaración.

De hecho, según el obispo el texto vaticano no añade nada nuevo, puesto que continúa, con expresiones desacertadas, todo lo dicho por la Iglesia en moral sexual, que «es sustancialmente irreformable»: «Si no se trata de bendecir la unión irregular, entonces se trata de bendecir a las personas que conforman la pareja, que es lo que ya afirmaba la nota de 2021». Una referencia al responsum del cardenal Ladaria y el Papa Francisco hace apenas dos años.

De la misma forma, el obispo de Orihuela ha señalado los riesgos que conllevan esta declaración: «Es un hecho que los sectores que están en abierto disenso con la moral sexual de la Iglesia católica están aplaudiendo esta declaración, al mismo tiempo que la desobedecen». Por eso mismo, Munilla ha recalcado que «esta declaración no era necesaria, dado que la nota de 2021 no era contraria en absoluto a los signos de caridad pastoral que los pastores hacemos habitualmente con las parejas que viven en situaciones irregulares».

Por último, el prelado ha recordado la misión de la Iglesia: «Nuestra acción pastoral no puede tener como objetivo el que todo el mundo se sienta cómodo, sino la llamada a la conversión. De lo contrario, estaríamos traicionando el Evangelio de Jesucristo, el cual habló abiertamente sobre del riesgo de perder nuestra alma, si no renunciamos al pecado para vivir en gracia de Dios».

Así, se ha mostrado muy cercano al Papa Francisco, por quien ha pedido oraciones. En referencia a una de sus exhortaciones apostólicas, Munilla ha dicho: «Me parece importante recordar lo que dijo el Papa Francisco en Amoris Laetitiae sobre las uniones homosexuales: “No existe ningún fundamento para asimilar o establecer analogías, ni siquiera remotas, entre las uniones homosexuales y el designio de Dios sobre el matrimonio y la familia”».

.
Fondo newsletter