«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
los datos del defensor del pueblo han sido manipulados para atacar a la iglesia

El País miente: todos los fraudes del Defensor del Pueblo sobre los abusos en la Iglesia

El informe del Defensor del Pueblo sobre abusos sexuales que se cometieron en el ámbito de la Iglesia Católica presentado por Ángel Gabilondo. Europa Press.

El pasado 27 de octubre el Defensor del Pueblo, Ángel Gabilondo, presentó en el Congreso de los Diputados un «Informe sobre abusos sexuales en el ámbito de la Iglesia». En el documento, hecho público tras meses de trabajo, se analizan los casos de abuso sexual y verbal en el seno de la Iglesia Católica y sólo ahí. Más de 770 páginas detalladas que evidencian lo inusual de estos excesos, condenables pero no por ello parcialmente falsos.

En primer lugar, el informe basa toda su investigación en dos principales fuentes de autoridad: la «Investigación de El País», periódico de izquierdas con una línea editorial contraria a la Iglesia, y una encuesta realizada por la casa demoscópica GAD3 mediante llamadas telefónicas y encuestas online. Un informe de casi 800 páginas respaldado por el buzón de quejas de El País y por apenas 4000 llamadas telefónicas. Bien.

La investigación, pese a sus meses de esmero, sus fuentes inapelables y sus centenares de páginas es limitada. El documento difundido por el Defensor del Pueblo ha constatado 487 casos de abuso en el seno de la Iglesia, cuando la propia Conferencia Episcopal, convencida desde hace años en esclarecer estos hechos, cifró en 1430 los casos de abusos. 1430 casos que están siendo perseguidos e investigados.

La metodología, por tanto, se queda corta. Pero su interpretación queda demasiado larga. La referida encuesta telefónica ha revelado que un 11,7% de las personas entrevistadas había sido víctima de abuso sexual en la infancia o en la adolescencia. De ese porcentaje, que apenas ha tenido difusión, sólo el 1,13% de las víctimas lo sufrieron en el ámbito religioso. Y de ese pequeñísimo porcentaje, menos de un 0,6% de las víctimas fueron abusadas por un sacerdote o religioso. Menos del 0,6%.

Aún así, y a pesar de las libertades que concede una encuesta que equipara el acoso sexual con el acoso verbal, sólo 48 personas encuestadas (de entre las más de 8000 entrevistas) aseguraron haber sufrido algún tipo de abuso de manos de un sacerdote o religioso. Y de esta ínfima cifra, diarios como El País han extrapolado el dato de 440.000 víctimas de pederastia en la Iglesia. Una nueva mentira de la principal fuente de autoridad del Defensor del Pueblo.

Una cifra que no se sostiene por el mero hecho numérico. Extrapolar una muestra tan pequeña a una población tan grande distorsiona la realidad. Si hoy en España hay 17.000 sacerdotes católicos y si, como informa El País la Iglesia ha encubierto casi medio millón de abusos sexuales, los sacerdotes españoles tendrían que haber abusado de 23,5 víctimas cada uno. Un dato que no se sostiene.

Sin embargo, si nosotros aplicamos la misma metodología de los medios anticlericales, los datos del informe nos indican que en los colegios públicos han existido 880.000 abusos sexuales. «La educación pública en manos de pederastas», podría haber titulado El País. Es precisamente en ese ámbito donde se han cometido el doble de abusos que en el seno de la Iglesia Católica.

Pero es que si continuamos el razonamiento del Grupo Prisa, apoyado por los datos que ha blanqueado Ángel Gabilondo, si el 1,13% de los encuestados supone la existencia de 440.000 víctimas de pederastia en la Iglesia, el 9,6% del total de las respuestas nos lleva a pensar que en España hay 3,7 millones de víctimas de abusos sexuales en colegios no religiosos. Y más de 1,5 millones de españoles abusados en el ámbito familiar. Una suma negligente que sitúa a España en la delirante cifra de 5,6 millones de víctimas sexuales. Un fraude del Defensor del Pueblo que ni El País puede tapar.

.
Fondo newsletter