«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
se prohibirán las inversiones en fondos de riesgo en industrias armamentísticas

El Papa reforma la gestión económica del Vaticano para evitar corrupción y despilfarros

El Papa Francisco. Europa Press.

El pasado martes 16 de enero el Papa Francisco hizo públicos dos motu propio relativos a la gestión económica del Vaticano. Con el objetivo de mejorar la gestión de los gastos de los diferentes Dicasterios y también con el propósito de blindar la transparencia en las compras vaticanas, Francisco ha prohibido las contrataciones con personas o empresas que hayan tenido «sentencias de condena» o «sospechas de afiliación a organizaciones criminales».

Aunque pareciera insólito, lo cierto es que los nuevos decretos del Santo Padre pretenden evitar lo que ha ocurrido en otras ocasiones. Así, los despilfarros y los casos de corrupción, como el relativo a la compra de un edificio en el número 60 de Sloane Avenue, céntrica calle londinense, serán controlados y prohibidos. Igualmente se prohibirán las inversiones en fondos de riesgo en industrias armamentísticas.

En uno de los dos textos se introducen varias novedades: los Dicasterios del Vaticano deberán recibir aprobación para aquellos actos que superen el 2% del presupuesto, con excepciones para los de valor inferior a 150.000 euros. También se fija en 30 días el límite para recibir dicha aprobación, así como otros requisitos para la contratación como igualdad entre licitadores, lucha contra la corrupción o un uso responsable de los fondos vaticanos.

Estos dos motu propio vienen a actualizar la normativa aprobada por el Santo Padre en 2022, relativa al código de contratación del Vaticano. Entonces Francisco estableció criterios basados en la subsidiaridad, dando a los Dicasterios y demás organismos de la Iglesia autonomía, para así lograr eficiencia institucional. Siempre de acuerdo «con los principios de la Doctrina Social de la Iglesia, el ordenamiento canónico de la Santa Sede y del Estado de la Ciudad del Vaticano, y la Carta Encíclica Laudato si’».

.
Fondo newsletter