«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

No queremos ser Beyoncé

“Este verano voy a ver si tras la operación bikini estoy como Beyoncé. Me apetece bastante tener celulitis y acúmulos de grasa en las rodillas”- Nadie. Nunca

Yo, personalmente, no me quiero parecer en nada a Beyoncé, ni a Scarlett Johanson,  ni a Kim Kardashian o Kelly Brook. Ni a ninguna de esas que gustan a los hombres de nuestra redacción. ¡Por Dios!

/p>

Sé que lo que digo es  políticamente incorrecto pero a ver, vamos a no engañarnos: en las fechas en las que nos encontramos seguro que el 90% estamos ya en plena operación bikini y, ¿tenemos en mente después de grandes esfuerzos, dietas, masajes drenantes (comparables a palizas de portero de discoteca) e interminables sesiones de running bajo el sol, quedarnos como cualquiera de ellas?

¿Alguien tiene alguna amiga/hermana/madre que diga: “Este verano voy a ver si tras la operación bikini estoy como Beyoncé,  me apetece bastante tener celulitis y acúmulos de grasa en las rodillas”?

No, ¿verdad?

Si no, en vez de comer como pájaros, cenaríamos helados de spaghettis y no lo hacemos.

Yo, al empezar esa tortura anual, lo que pienso es que ojalá me quede un poquito parecida a Gisele Bündchen o a Alessandra Ambrossio. ¿Sé que no es posible? Por supuesto. Si no, sería yo quien desfilara para Victoria´s Secret y ellas las que escribieran artículos de belleza. Pero la vida es así. Y soñar es gratis.

Al lío. Este año, que estoy más estricta que nunca, he decidido desintoxicarme antes de empezar ningún régimen con los famosos détox. He probado los de Orfila10, la primera galería de arte en Madrid que además es un centro de belleza. Un sitio espectacular, con un personal encantador y dirigido por Esperanza Fernández Modenés. Otro día hablaré con más detenimiento de sus tratamientos que hay muchos y muy recomendables pero hoy hablaremos de sus détox, mucho más completos en formato que todos los que había conocido hasta ahora.

/p>

No paro de leer artículos de nutricionistas con posiciones encontradas respecto a este asunto. No voy a valorarlos desde el punto de vista nutricional  porque para empezar no sabría. Lo que sí puedo decir es que con el tratamiento de tres días efectivamente se adelgaza. No es permanente, ni es la intención, si no que se trata de prepararnos y eliminar toxinas para la verdadera dieta que empezaremos después. El formato es en cápsulas, y se complementan con batidos. Los sabores son chocolate y vainilla y están hechos con proteínas de arroz para que nuestro organismo se vuelva alcalino, ya con algunos ácidos se daña.

/p>

Yo ya tengo mis próximos détox encargados para hacer un tratamiento exprés antes de una boda que tengo en julio. Si os animáis a hacerlo, me encantará conocer vuestra experiencia, así que no dudéis en mandarme todas vuestras dudas, sugerencias, comentarios o consejos a: [email protected]

La semana que viene hablaremos de looks masculinos, que últimamente veo cada uno por ahí…

¡Hasta pronto y gracias!

TEMAS |
.
Fondo newsletter