«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Zapatero disfruta del suave estilo de Ana Pastor

Parece que José Luis Rodríguez Zapatero, se acordarán de él, ha resucitado, políticamente se entiende, de entre los muertos, y vuelve a prodigarse vía conferencias, actos públicos y entrevistas en medios de comunicación afines. Ayer fue el turno de la Sexta, la televisión que dirige su compadre Antonio García Ferreras y en la que su señora –la de García Ferreras– dispone de programa propio de entrevistas desde que le quitaron el caramelo de Los Desayunos de TVE . La aguerrida Anita Pastor (¿se acuerdan? …genio y figura Rafael Correa), la de las entrevistas agresivas, la que no dejaba hablar a los invitados, la que se mosqueaba si no le contestaban lo que ella quería oír, le puso al leonés en esta ocasión no ya la alfombra sino la moqueta entera. Ni Victoria Prego –hoy celebrada cronista transicionista– en aquellas inolvidables entrevistas televisivas en las que casi se sentaba en las rodillas de Felipe González (en aquellas inolvidables parodias de Pedro Ruiz) llegó tan lejos.

No esperábamos menos, con lo que debe la parejita al protolíder socialista (porque antes de él no hubo nada, faltaría más). Sólo faltaban Roures, Nachojcolar y unos gusanitos para completar el party. “El resistirme a usar la palabra crisis fue un error claro”, dice ahora el compañero presidente (ya saben que los ex presidentes, por prescripción expresa de nuestra sacrosanta Constitución conservan el tratamiento de presidente hasta que se mueren)… “desaceleración” decían Solbes y sus secuaces. Nos aclara Zapatero que nunca pensó en dimitir, ni siquiera tras los primeros recortes. Eso ya lo sabíamos; que ni con agua caliente se iba de la Moncloa. Esto de que un presidente del Gobierno dimita, nunca fue moneda corriente por estos pagos. Suárez sería lo que fuera pero al menos tuvo la gallardía de hacerlo.

Se fue, cuando ya todos le habían retirado el apoyo, pero se fue. Zapatero, aun cuando ya era evidente que nadie a esas alturas ni de puertas a fuera ni siquiera en su propio partido contaba con un sólo incondicional seguía aferrado al sillón cual percebe de Cedeira a la roca. Maldito el día en el que le dijo a su mujer aquello de: “Sonsoles, esto es fantástico; cualquiera puede ser presidente del Gobierno”. Pero esta será, está siendo ya sin duda, la semana de la doctrina Parot. Público.es en la mejor tradición del extinto Egin, o el Gara de nuestros días, se marca un titular que no tiene desperdicio: “La sentencia sobre la doctrina Parot acerca a la libertad a 54 presos”. Les machacaré con uno de los subtítulos que es también de lo más sabroso: “54 históricos de ETA entre los afectados”.

Y es que están locos estos romanos… pero no, no están locos. Saben muy bien lo que dicen, cómo lo dicen y sobre todo, por qué lo dicen. A esta izquierda, extrema, radical y nauseabunda, esta cosa de la ETA le sigue pareciendo un rollo romanticón de lucha de un pueblo presuntamente oprimido por el imperialismo español. Como los barbudos de Sierra Maestra pero en Vascongadas, vamos. Probablemente, si preguntáramos a alguno de los chicos de Público con quién preferiría ir a tomar una copa contestaría sin dudar que con cualquier apologeta del marxismo más abyecto antes que con un Guardia Civil, pongamos por caso. ¿Creerán estos tipos, en plena era digital en la viabilidad de esa Cuba del Cantábrico que soñaban los pirados que montaron la ETA de primeros de los sesenta?.

Les dejo con una noticia que podría parecer chusca si no fuera dramática. Leo en El País: “Muere un hombre en Mollerusa al caer al vacío mientras colgaba una estelada”. Parece que este paisano se subió a una silla para tal menester, perdió el equilibrio y se cayó por el balcón. 12 metros de caída.

Eurico Campano

TEMAS |
.
Fondo newsletter