Diario de Información y Análisis de Intereconomía

Cómo identificar el caso de un hombre maltratado psicológicamente

En nuestro día a día podemos conocer casos de mujeres que han sido maltratadas por hombres y, aunque a muchas todavía les cuesta admitir que son víctimas, otras se atreven a dar la cara y reconocer que lo son o lo han sido.

Sin embargo, si pensamos en hombres, aunque conozcamos casos, estas agresiones siempre suelen quedar silenciadas.

En esta sociedad, en la que se esconden este tipo de casos, ¿cómo podemos identificar si un hombre está siendo maltratado psicológicamente por su pareja? Los hombres maltratados pueden tener ciertos cambios en su comportamiento o en su día a día y tendremos que estar atentos para no pasarlos por alto.

Un síntoma común entre los hombres que son víctimas es el control al que son sometidos por parte de sus parejas. El control puede ser tanto por llamadas como por WhatsApp, o cualquier otro medio, y suele producirse constantemente para saber con quién está o qué hace.

Otro indicio a través del cual podemos detectar que un hombre está siendo maltratado es un cambio brusco en su personalidad. Un ejemplo claro serían aquellos hombres risueños y divertidos que, de la noche a la mañana, dan de lado a sus amistades, se alejan de su entorno más cercano y empiezan a comportarse de un modo extraño.

El hombre maltratado también puede intentar evitar el contacto con personas del sexo opuesto por miedo a la reacción que pueda tener su pareja.

La falta de rendimiento en el trabajo o el absentismo laboral también son señales importantes. Muchos hombres maltratados dejan de ir a trabajar o muestran claros síntomas de falta de concentración.

Por último, la depresión es una de las señales más claras de que un hombre está siendo maltratado. Ésta, puede unirse a trastornos en la alimentación o incluso falta de higiene personal.

En caso de que conozcamos a un hombre con alguno de estos síntomas, deberemos hablar con él, dar nuestro apoyo y ayudarle a que salga de una situación tan complicada.

Por Susan Doñoro, directora del área civil del despacho Patón&Asociados

Publicidad
Publicidad