AMLO y sus huestes se lanzan con todo contra el Instituto Nacional Electoral: el último reducto de autonomía en México

Busca a todo trance aprobar la posibilidad de revocación presidencial
El presidente socialista de México, Andrés Manuel López Obrador - EuropaPress

Andrés Manuel López Obrador (AMLO) se ha empeñado en que el Instituto Nacional Electoral (INE) coordine y ponga en marcha una consulta abierta para la “revocación del mandato” presidencial. No es que el tabasqueño quiera irse del gobierno, sino al revés: pretendería usar los resultados, que asume serán favorables, para sentar un antecedente, y aplicar este mismo método en años venideros para muy posiblemente legitimar su permanencia en el poder, una vez que esté por concluir su administración en 2024.

“El pueblo pone y el pueblo quita”, es la muy peligrosa frase populista que ha repetido el presidente socialista mexicano, con la que alude a la democracia directa, en la que la soberanía reside en la gente, que puede decir si él se tiene que ir ya del gobierno por haber gobernado mal, o bien, si puede incluso quedarse más tiempo, porque así lo “manda” la ciudadanía, que está por encima de la ley, de la Constitución, según la interpretación que vende la así llamada “cuarta transformación”.

Durante el acto de “celebración” de su tercer año de gobierno, López Obrador dijo el pasado 1º de diciembre:

“En abril del año próximo, vamos a probar de nuevo qué tanto respaldo tiene nuestra política de transformación, sabremos si vamos bien o no con la consulta para la revocación de mandato, que es el soberano, el que manda, si quiere que yo continúe en la presidencia o que renuncie. Este ejercicio, este método creado por nosotros, elevado a rango constitucional, no solo resolverá si me voy o me quedo, establecerá además el procedimiento para hacer realidad eso de que el pueblo pone y el pueblo quita”.

Las presiones al INE han sido de tal magnitud, y por tantos frentes, que se ha generado gran polémica en los últimos días. El expresidente Vicente Fox, del PAN, le dijo a AMLO que “no era el dueño” de tal institución. “López, tú no eres el dueño del INE, somos los mexicanos. No nos grites de esa manera para un capricho personal”, posteó el twitter.

El viernes 17 de diciembre el INE pospuso la fecha para realizar tal ejercicio de consulta en el que ha insistido López Obrador, argumentando falta de presupuesto, lo que causó molestias y calificativos despectivos por parte del presidente. Y es que los costos de la consulta se calculan en cerca de “3 mil 830.4 millones de pesos” (unos 160 millones de euros), según Lorenzo Córdoba, el consejero presidente del INE.

“Estamos en esta situación tan lamentable que un órgano electoral que debería de promover la democracia, se ha dedicado a obstaculizarla, incluso, sin respetar el mandato constitucional en la esencia, en el espíritu. Lo demás es secundario de que si tiene presupuesto o no tiene presupuesto”, dijo López.

La mayoría oficialista de diputados en la Cámara baja había recortado bastante el presupuesto del INE, acaso como método de control, por la cantidad de 5 mil millones de pesos para el ejercicio del 2022.

Los problemas del gobierno con uno de los últimos institutos que aún goza de autonomía en México no empezaron con el tema de consulta para la revocación de mandato. Desde hace meses AMLO ha estado presionando y amagando con cambiar a todos los consejeros, a los que no considera como sus simpatizantes.

El lunes 16 de agosto el mandatario dijo que el INE y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación “no pueden funcionar con los mismos funcionarios”.

Cuando le preguntaron si desearía el cambio de todos los integrantes de ambas instituciones electorales, respondió:

“Sí, cambio completo, renovación tajante. No se puede con lo mismo, no son demócratas, no respetan la voluntad del pueblo, no actúan con rectitud, no aplican que al margen de la ley nada y por encima de la ley nadie. Entonces no pueden estar ahí, tiene que haber un cambio. No es un asunto personal, es que no han estado a la altura de las circunstancias y tenemos que dejar establecida una auténtica democracia en el país”.

Sin embargo, no está dentro de las facultades del presidente el cambiar o no cambiar a los miembros del INE ni del Tribunal Electoral.

Mario Delgado, líder nacional del Movimiento de Renovación Nacional (Morena), fundado por AMLO, fue más lejos para presionar la autonomía del INE y llamó a los diputados de su partido a impulsar un juicio político contra los consejeros.

Para Mario Delgado, el INE se “ha sumado al bloque conservador”, por no poner fecha para la consulta de revocación de mandato.

«El INE está yendo contra la constitución, no tienen competencia para hacer lo que hicieron y están atentando contra el artículo 29. Es materia suficiente para que la Cámara de Diputados llame a juicio político a los consejeras y consejeros, le hacemos un llamado a nuestra fracción parlamentaria y a sus aliados para que acudan a esta vía», dijo.

El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Casaubón, incluso dejó entrever que para AMLO la consulta de revocación es algo así como una encuesta de popularidad.

“Posponer la revocación de mandato busca evitar que en esa consulta se confirme la alta aprobación del Presidente López Obrador. Prevalece un cálculo político. El discurso desde el INE de defender la democracia se desmorona. Ojalá recapaciten. A nadie conviene”, posteó en twitter el 18 de diciembre.

Los gobernadores de Morena y partidos satelitales también salieron a presionar al INE por la revocación de mandato.

Pidieron a los consejeros del INE reconsiderar el posponer la realización de consulta de revocación de mandato argumentando insuficiencia presupuestal, porque, según ellos, “atenta contra los derechos políticos consagrados en la Constitución”.

La jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, junto con los gobernadores de Baja California, Baja California Sur, Campeche, Chiapas, Colima, Guerrero, Michoacán, Nayarit, Puebla, Sinaloa, Sonora, Tabasco, Tlaxcala, Veracruz y Zacatecas, a los que se sumaron los gobernadores de Morelos, Cuauhtémoc Blanco (PES), y de San Luis Potosí, Ricardo Gallardo (PVEM), suscribieron las presiones.

En tanto, la bancada del Partido Acción Nacional (PAN) en el Congreso de la Ciudad de México, exigió detener el linchamiento de Morena contra el INE.

“Qué bueno que los consejeros del INE no se dejaron amedrentar e intimidar como ha pasado con el Instituto Electoral de la Ciudad de México, donde el gobierno CDMX ha hostigado y amagado con temas presupuestales para instaurar una falsa y disfrazada política de austeridad. Es incongruente cuando su titular pretende gastar 400 millones de pesos para imagen personal”, dijeron los diputados el domingo 19 de diciembre.

El presidente nacional del PAN, Marko Cortés, ha declarado que la consulta de revocación de mandato, es un “despilfarro descarado e inútil y que lo único que quiere López Obrador “es repetir el número de llevar acarreados a las urnas, como los llevó al Zócalo, para decir que todos lo apoyan”.

Deja una respuesta