«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
LA FÓRMULA SOCIALISTA SIGUE SU CURSO

Arauz viaja a Nueva York para buscar apoyo empresarial, pero en casa el discurso es otro

Andrés Arauz y Rafael Correa . Instagram

El candidato socialista lleva la delantera en las elecciones presidenciales de Ecuador, por ello viajó personalmente a Nueva York: para asegurar a los inversionistas que no será un peligro.

La expropiación y la estatización de las industrias es parte clave de todo régimen socialista. Lo que desata el temor de los inversores al momento de depositar su dinero en un país sin seguridades jurídicas ni respeto por la propiedad privada.

Por ello Andrés Arauz almorzó con un grupo de inversores para tratar de persuadirlos de que no entren en pánico si gana frente al banquero Guillermo Lasso.

Lasso por su parte ofrece garantizar el libre mercado para sus compatriotas e invita a la inversión extranjera para potenciar al sector productivo de la sociedad.

Frente a un rival así, Andrés Arauz se vio en la necesidad de asegurar a los inversores que no seguirá el camino de sus aliados ideológicos.

En entrevista con el canal local Telerama, Arauz se comprometió a brindar a los inversionistas seguridad jurídica si sale victorioso en la segunda vuelta del 11 de abril, así como la oportunidad de invertir en industrias como telecomunicaciones y agricultura.

Según su equipo de campaña, también se reunió con personal del Fondo Monetario Internacional durante su viaje a Estados Unidos.

“Arauz es Correa” fue la consigna de campaña del candidato presidencial. En vista del mal historial crediticio del expresidente Rafael Correa, Arauz necesita limpiar su reputación pues en el 2008 Correa incumplió el pago de la deuda de 3 mil millones de dólares con los tenedores de bonos.

El candidato presidencial, que es economista, ha criticado las medidas de austeridad exigidas por el FMI, que otorgó $ 4 mil millones en préstamos de emergencia a Ecuador en 2020.

Con el golpe económico que sufrió el país por causa de la pandemia del coronavirus, los préstamos internacionales son la salida más viable para los candidatos, en particular aquellos con visión de un “Estado de Bienestar”.

La retórica anti-FMI propia del socialismo del siglo XXI tuvo que ser moderada, Arauz adoptó un tono más conciliador, según Victor Sierra, director ejecutivo de Torino Capital LLC, quien coordinó la reunión en Nueva York el martes 16 de febrero.

No obstante, en casa el discurso es otro. Una de las promesas de campaña claves de Arauz fue distribuir $1,000 a un millón de familias necesitadas en la primera semana de asumir el cargo, que se pagarán con las reservas del banco central.

A los candidatos presidenciales les quedan poco menos de dos meses para ganarse el apoyo de los ciudadanos. Múltiples agrupaciones indígenas han anunciado movilizaciones para transparentar las elecciones, alegando que su candidato, “Yaku” Pérez, merece estar en la segunda vuelta.

El candidato Guillermo Lasso aceptó el recuento de los votos y aclaró que está dispuesto a tener un gobierno de coalición.

Ante la persecución que sufrió Pérez durante el gobierno de Correa, inicialmente se demostró dispuesto a forjar una alianza frente al autoritarismo, lo mismo el candidato que ocupó el cuarto lugar, Xavier Hervas.

No obstante, la dirigencia indigenista no lo admitió. “Comunismo indoamericano o barbarie” es la conclusión de la obra Estallido del dirigente Leonidas Iza, lanzado nada menos que en Washington, D.C.

Durante sus años como presidente Correa reprimió duramente a las movilizaciones indígenas. Hasta el 11 de abril, Guillermo Lasso tiene la oportunidad de capitalizar esa inconformidad y la amenaza que implica para todos los ecuatorianos el peligro de ser oposición de un régimen que ha demostrado ser tan autoritario.

Mientras, su sucesor Andrés Arauz intenta limpiar su imagen ante el público internacional. Pues el Ecuador necesita dólares.

Yaku Pérez ya advirtió que Correa es Chávez y Arauz es Maduro. Lo dijo mayormente por el grado de represión sufrida. Ahora Arauz debe demostrar que no será igual en lo económico.

Pues Correa gozó de un pico en el precio del petróleo que le permitió gestionar obras. Arauz, en cambio, al igual que Maduro, recibirá un país con el petróleo a bajo costo y peor aún, con elevado índice de desempleo por causa de la pandemia.

.
Fondo newsletter