PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Borrell celebra el avance del comunismo en Iberoamérica: felicita a Castillo por su proclamación como presidente de Perú

mientras blanquea a Maduro en Venezuela y apoya a la dictadura en Cuba
El alto representante de la Política Exterior de la UE, Josep Borrell. EUROPA PRESS

El alto representante para la Política Exterior de la Unión Europea (UE), Josep Borrell, ha celebrado la llegada del comunismo a otro país de Iberoamérica: Perú.

En un mensaje publicado en su cuenta de Twitter, ha felicitado al comunista Pedro Castillo tras su reciente proclamación como presidente del país por el Jurado Nacional de Elecciones. «Mi más cordial felicitación al futuro presidente de Perú Pedro Castillo por su elección. La UE y #Peru son socios importantes. Juntos nos enfrentaremos a los múltiples desafíos en la recuperación social y económica post pandemia», ha escrito en la red social.

El alto representante de la Unión Europea se posiciona así, una vez más, del lado comunista, mientras los peruanos afrontan la elección con incertidumbre, debido al ajustado resultado electoral. Según el acta general de proclamación, el líder de Perú Libre ha obtenido el 50,12% de los apoyos frente a la candidata de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, quien obtuvo el 49,87%.

En Perú, muchos ciudadanos prefirieron votar por Fujimori antes que optar por el candidato de un partido que se define como marxista-leninista y que está vinculado a personajes y organizaciones al margen de la ley. Sin embargo, la felicidad de Borrel no es una sorpresa, ya que esta felicitación no es la primera evidencia de su complicidad con los comunistas.

El socialista fue presionado por la Internacional Progresista para que tratara de silenciar las pruebas de fraude en la segunda vuelta presidencial peruana, según denunció el periodista Claudio Ramírez, y también interfiere en la estafa electoral de otros países. El alto representante es el supremo hacedor del plan del Gobierno socialcomunista dirigido por Pedro Sánchez para legitimar el engaño también en Venezuela. El socialista ha enviado una misión europea al país como el primer paso para blanquear los comicios convocados por Maduro, pese a que no cuentan con las garantías plenas para la celebración de unas elecciones transparentes.

Además de posicionarse a favor del comunismo en Perú y de la tiranía chavista en Venezuela, el departamento que dirige Borrell también ha intervenido en favor de la dictadura castrista. Borrell actuó de ‘chivato’ con el régimen cubano intentando paralizar un manifiesto de ‘Prisoners Defenders’ que denunciaba la represión cometida por Díaz-Canel contra los autores de la canción ‘Patria y Vida’. Emitió un aviso de esta iniciativa a la Embajada de Cuba.

Además, ante las recientes movilizaciones contra el castrismo que los cubanos están protagonizando en el país, el socialista optó por proteger a la dictadura y culpar al expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, de la pobreza extrema que sufre la nación iberoamericana.

Deja una respuesta