'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
TODO APUNTA A QUE SERÁ NECESARIA UNA SEGUNDA VUELTA

Costa Rica elige este domingo al presidente de la República y a los 57 diputados de la Asamblea Legislativa

Dos mujeres esperan para votar en un colegio electoral en Costa Rica. Reuters
Dos mujeres esperan para votar en un colegio electoral en Costa Rica. Reuters

El Tribunal Supremo Electoral de Costa Rica (TSE) ha declarado la apertura de urnas para elegir al presidente de la República y los 57 diputados de la Asamblea Legislativa (el Parlamento unicameral del país) para el período 2022-2026.

Cerca de 3,5 millones de costarricenses están habilitados este domingo para ejercer su derecho al sufragio en las 6.767 juntas receptoras de voto, distribuidas en 2.152 centros de votación en todo el país, en un proceso que estará supervisado por observadores nacionales y extranjeros.

Las urnas han abierto a las 13.00, hora de España, y cerrarán a las 01.00 de la madrugada del lunes. Tres horas más tarde, el pleno de magistrados del TSE ofrecerá resultados preliminares del escrutinio.

La última encuesta del Centro de Investigación y Estudios Políticos (CIEP) de Costa Rica, publicada el martes, sitúa al candidato del Partido de Liberación Nacional (PLN, centro-izquierda), José María Figueres, a la cabeza en intención de voto, con un 17 por ciento de los apoyos.

A pesar del bajo porcentaje, Figueres guarda una distancia significativa con sus competidores y el sondeo anticipa una férrea lucha por el segundo lugar. La candidata del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC, centro-derecha), Lineth Saborío, figura tras Figueres, con un 13 por ciento.

En Costa Rica, un candidato presidencial necesita al menos el 40 por ciento de los votos para ganar en la primera votación. Si no logra ese porcentaje, es necesaria una segunda vuelta, que en este caso tendría lugar el domingo 3 de abril y enfrentaría a los más votados.

El porcentaje para ganar es bajo pero, aún así, ninguno de los candidatos logra más del 20 por ciento de intención de voto en las encuestas. Las dos últimas elecciones en Costa Rica mostraron niveles altos de indecisos y una participación del 60 por ciento –votar en Costa Rica es técnicamente obligatorio, pero no hacerlo no está penalizado–, lo que, según destaca la organización Americas Society, significa que muchos votantes toman la decisión sobre el sentido de su voto muy poco antes de los comicios.

TEMAS |

Noticias de España

.
Fondo newsletter