¿Cuándo sabremos quién ha sido elegido presidente de los Estados Unidos?

La Gaceta de la Iberosfera estará en pie toda la noche

Responderé a la pregunta que titula esta pieza. En condiciones normales, entre la una y las cuatro de la mañana (hora de la Costa Este de los Estados Unidos, seis horas más en España, una menos en México, dos más en Buenos Aires), deberíamos tener la suficiente proyección de votos electorales como para proclamar un vencedor. Apenas un par de veces, en las victorias arrasadoras de Barack Obama contra Romney (2008) y McCain (2012), sus penosos contrincantes republicanos, los americanos se fueron a dormir cerca de la medianoche sabiendo quién sería su presidente.

Es improbable que tal cosa suceda esta vez. Si alguien tiene que arrasar, ese sería Trump; pero sería la prueba de que a los estadounidenses, como a los españoles, no les gusta decir que votan a la derecha y/o reaccionaria al primer encuestador que pasa por la calle. Si es que pasa.

Hay varios remedios para mantenerse en vigilia toda una noche. Uno de ellos, quizá el más fácil, es proyectar en el cerebro las imágenes de cómo éramos cuando fuimos libres y cómo somos ahora que malvivimos presos y alarmados por unos supuestos comités científico-politícos que, en el mejor de los casos, no existen. Si a eso se le añade la posibilidad de que nuestro cerebro viaje al futuro y visualice cómo seremos y en qué nos quedaremos si es que llegamos, el insomnio está garantizado.

Una cafetera llena es otra posibilidad.

Hoy es un día para esa cafetera. Hoy es un día para estar despierto. Hoy se decide el futuro del mundo. Y se necesitan 270 votos electorales.

Si usted vive en España, dese por fregado, que dicen los venezolanos. No va a tener más remedio que quedarse en pie. Si vive usted allende los mares, todo va a depender de lo rápido que cuenten los votos en los Estados en disputa como Carolina del Norte, Pensilvania, Florida, Texas, Georgia, Ohio y Michigan… Y no, California es irrelevante a efectos de emoción. California será demócrata o se hundirá en el mar del pasmo que le iba a dar a ciertas estrellas de Hollywood. Quizá usted sueña con una victoria de Trump en Columbia (jamás un republicano ganó allí) o una de Biden en Texas (la última victoria demócrata fue la del cacahuetero Carter en 1976). Por si acaso, no apuesten a su hijo primogénito.

En el gráfico que acompaña estas líneas puede ver los horarios de la función electoral de hoy. A las seis de la tarde (insisto, horario de la Costa Este, seis horas más en España, una menos en México DF, dos más en Buenos Aires), cierran las urnas en Kentucky e Indiana. Una hora después, le seguirán Estados interesantes para el resulltado final como Georgia y Florida. A las siete y media cerrará Carolina del Norte y Ohio. Media hora más tarde, Pensilvania, donde se juegan 20 votos electorales y una revolución industrial pendiente (Trump) o aplazada sine die (Biden).

Nosotros, en La Gaceta de la Iberosfera, contaremos los votos con nuestros lectores durante toda la noche si hace falta, que todo apunta a que sí, y estaremos atentos a todas las reacciones que se vayan produciendo. Si se asoman a gaceta.es y ven fotografías con las caras sonrientes de Evo Morales, Nicolás Maduro, Lula, Cristina Fernández de Kirchner, López Obrador, Daniel Ortega, Raúl Castro (si es que todavía sigue vivo), los diputados de las FARC, Pablo Iglesias, los Garzón, un puñado de antifas y algún que otro Black Live Matters, es que ha ganado Joe Biden, el moderado Joe Biden, el político profesional del establishment. El triunfo de la sensatez, que dicen.

Si ven las mismas caras de dictadores iberoamericanos y otros nostálgicos de Lenin, pero esta vez con las sonrisas borradas, es que ha ganado Donald Trump, el supuesto ultra (no sé, Rick parece falso).

Deja una respuesta