El ministerio de Interior y Naciones Unidas ocultan la entrada a España de más de 10.000 ilegales

borran de sus informes oficiales los datos sobre estas entradas
Cientos de inmigrantes intentan entrar ilegalmente en Ceuta.

Si algo ha marcado el año en lo relativo a la inmigración ilegal, han sido las entradas masivas que tuvieron lugar en Ceuta durante los días 17 y 18 de mayo. Estos hechos no solo han colocado a España en el punto de mira de los medios internacionales, sino que también ha supuesto que el país se convierta en uno de los principales objetivos de todas las mafias que operan en el Magreb.

Desde un primer momento, estas entradas masivas han generado polémica; ya no solo por el desafío que presentan por parte del régimen alauita y por el grado de amenaza que implican para nuestra soberanía, también por cómo se afrontó este acto intimidatorio y el nivel de opacidad que se ha mantenido en cuanto a la magnitud real de estas entradas ilegales.

Las cifras de marroquíes que accedieron ilegalmente a suelo ceutí han cambiado en función de quién las comunicase. Durante la semana del 17 al 23 de mayo la Delegación de Gobierno de Ceuta, los medios de comunicación y las fuentes policiales ofrecieron datos distintos a los que se comunicaron desde el Gobierno autonómico. Nadie supo qué cifras tomar como ciertas y, a la amenaza en las fronteras, se sumó la protagonizada por los organismos públicos que intentaron ocultar o falsear la magnitud de la invasión.

Más de 10.000 ilegales desaparecen de la web de Naciones Unidas

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM), dependiente de Naciones Unidas, fue uno de los pocos organismos que ofreció detalles de la magnitud real de las entradas ilegales a Ceuta.

En su proyecto Missing Migrants, la OIM recopila los datos relativos a las entradas ilegales y al número de inmigrantes fallecidos en Europa. Durante años, en un pequeño epígrafe denominado arrivals by land to Spain (llegadas a España por tierra), el organismo reflejó la cifra total de entradas ilegales a Ceuta y a Melilla.

Sección del proyecto Missing Migrants en el cual se actualizan cifras relativas a las entradas a Ceuta y Melilla

Los datos reflejados en el proyecto Missing Migrants de la OIM han coincidido hasta ahora con las estadísticas relativas a inmigración ilegal proporcionadas por el Ministerio del Interior. Sin embargo, este año no ha ocurrido así debido a la opacidad del Gobierno para informar sobre el total de ilegales que han accedido a ambas ciudades autónomas –especialmente a Ceuta–.

Mientras Interior ocultó las cifras concretas con la excusa de que estas se hallaban en «análisis y tratamiento», la OIM cifró en más de 10.000 las entradas por tierra durante 2021, lo que supone un incremento superior al 600 por ciento en comparación a los datos de 2020.

Desafortunadamente, estos datos han quedado en un gesto de transparencia temporal ya que, desde hace dos meses, han desaparecido de la web oficial. La OIM no ha vuelto a reflejar estos datos y únicamente se puede tener constancia de ellos gracias a los archivos temporales de la web.

Más de 200 ilegales que se “pierden” en los últimos balances de Interior

El ministerio de Interior intenta justificar la falta de datos relativos a la invasión en Ceuta y alega que «no han podido ser actualizados ya que se encuentran bajo análisis y tratamiento”. Este texto aparece desde entonces con cada balance de datos sin que se añada más información sobre el asunto.

Pese a que Interior no ha añadido los datos relativos a los días 17 y 18 de mayo, sí ha registrado los accesos ilegales posteriores a ese episodio. Según los informes publicados, en el mes de agosto hubo 494 entradas ilegales por vía marítima en Ceuta y, un mes después, se produjo un aumento del 39 por ciento que elevó la cifra hasta los 687 inmigrantes ilegales. Dos semanas después, con fecha 14 de septiembre, se registró una nueva actualización de datos que elevó los accesos ilegales a través de embarcaciones hasta los 799 inmigrantes.

Datos relativos a entradas a Ceuta por vía marítima – Informe emitido con fecha 14 de septiembre (izquierda) e informe emitido con fecha 31 de octubre (derecha) – Fuente: Ministerio del Interior

Tras esta última actualización de septiembre, el ministerio comenzó a descontar las entradas ilegales a Ceuta por vía marítima. Así, pasó de contabilizar 799 a mediados de septiembre, a las 694 con las que cerró ese mes, para continuar restando entradas en sucesivos informes quincenales hasta cerrar el mes de octubre con 203 entradas ilegales menos. Asimismo se vio alterado el porcentaje de aumento de entradas con respecto al año pasado: pasó del 297,50 por ciento al 31,60. Desaparece así el rastro de más de 200 ilegales y se produce una considerable caída en el incremento de datos con respecto a las cifras de 2020.

De esta forma, el flujo de entradas ilegales por vía marítima en Ceuta ha caído notablemente en comparación con los datos del año pasado y, a nivel nacional, se produce también una evidente disminución en comparación con las estadísticas registradas en los balances del 2020.

En resumen, este tipo de maniobras tanto por parte de Naciones Unidas, como del Ministerio del Interior, ocultan un aumento de la inmigración ilegal con respecto al año pasado cercano al 40% a nivel general y un incremento superior al 700% en los datos relativos a entradas a Ceuta y Melilla. Más de 10.500 inmigrantes ilegales han desaparecido en dos meses sin ningún tipo de explicación y ante un absoluto silencio mediático.

Deja una respuesta