PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El partido de Iván Duque se prepara para definir al candidato que enfrentará a Petro en 2022

LA DERECHA SIGUE SIN PODER UNIRSE CONTRA LA AMENAZA COMUNISTA
Foto: EuropaPress Foto: EuropaPress

El pasado 6 de septiembre, el Centro Democrático, partido de gobierno, informó que el 22 de noviembre anunciará el candidato único de esa colectividad a la Presidencia de la República. El mecanismo acordado por todos los precandidatos es el de las encuestas “entre el uribismo y el Centro Democrático”, con el fin de llegar a una consulta interpartidista en marzo de 2022, mes en el que se llevan a cabo las elecciones al Congreso.

Rodrigo Pombo, analista político y uno de los líderes del proyecto Colombia 2022, sugiere que esa fecha “puede llegar a ser muy tarde, que se necesita tiempo para poder llegar unificados a la consulta interpartidista en la que tiene que participar el Centro Democrático de la mano de MIRA, Colombia Justa Libres, Juan Carlos Echeverry, los alcaldes (exalcaldes de ciudades capitales que aspiran) y naturalmente el Partido Conservador”. De no ser así, la afirmación que se comparte en las fuerzas políticas cercanas al expresidente Uribe y al conservatismo es lapidaria: “estamos perdidos de antemano”.

El mecanismo de encuesta para definir candidato a la presidencia no es nuevo, pues fue el utilizado en 2018, cuando resultó seleccionado el hoy presidente Iván Duque. En esta ocasión, tal como lo indica Rafael Nieto, precandidato a la presidencia por el Centro Democrático, habrá un conjunto de filtros para garantizar que los encuestados sean del partido o al menos cercanos a las tesis del uribismo, recordando que hace cuatro años se tuvieron en cuenta encuestas abiertas, lo que permitía que personas ajenas a estas tesis participaran.

La última encuesta publicada por la Revista Semana y realizada por el Centro Nacional de Consultoría, muestra que Gustavo Petro, candidato por la Colombia Humana y quien resultó segundo en la elección presidencial de 2018, razón por la cual hoy es senador de la república; sigue liderando la intención de voto, aunque perdiendo más de 8 puntos porcentuales en los últimos meses.

Ha dado mucho de qué hablar la reciente concentración que logró en la ciudad de Barranquilla, puerto más importante de la costa caribe colombiana y capital del departamento del Atlántico, gobernada desde hace cuatro periodos por la casa Char, importante facción del partido Cambio Radical que preside el exvicepresidente Germán Vargas Lleras. Independientemente de la posición que sobe sus tesis se asuma, lo cierto es que Petro está lanzando propuestas radicales que incluyen la expropiación de “tierras improductivas”, el aumento de los impuestos y su progresión, entre otras, que giran en torno a la expansión del Estado.

Mientras tanto, los sectores liberal-conservadores de la política colombiana se han concentrado en reaccionar a lo que dice Petro, anunciando el peligro que representa e invitando a la unión entre todas las fuerzas políticas que no comparten las tesis de la izquierda radical; sin articular aún un programa único o al menos un conjunto de acciones puntuales y claras para que la opinión pública empiece a moverse en terreno abonado, para recibir al candidato que resulte de la consulta interpartidista anunciada por el partido de gobierno.

Según la encuesta de Semana, la única candidatura del partido del hoy presidente que supera el margen de error es la de María Fernanda Cabal, actual senadora y reconocida por sus tesis en contra del comunismo y por su defensa de las empresas y la libertad económica. Oscar Iván Zuluaga, candidato presidencial en 2014, la sigue de cerca con 3% de intención de voto y con un discurso que ha girado en torno a la unión, similar al que promovió en su momento Iván Duque.

En los tres primeros lugares hay en este momento candidatos que se presentan como socialdemócratas, defensores del llamado “Acuerdo de Paz” de 2016 y cercanos al expresidente Santos.

Alejandro Gaviria, exministro de salud y hasta hace dos semanas rector de la Universidad de los Andes, inició el proceso de recolección de firmas para poder presentarse formalmente como candidato ante la Organización Nacional Electoral. Lo mismo anunciaron ya el exalcalde de la ciudad de Medellín, Federico Gutiérrez, el exministro Juan Carlos Echeverry y el exalto comisionado de paz, Miguel Ceballos.

Petro será candidato de su partido político, tiene el respaldo del partido Polo Democrático y desde la izquierda solo enfrenta la candidatura del Senador Jorge Enrique Robledo, quien se apartó del Polo Democrático y creó su propio partido “Dignidad”, e irá a consulta en el marco de lo que se conoce como la coalición de la esperanza, en la que también participa el exgobernador de Antioquia Sergio Fajardo, quien mantiene un segundo lugar en la intención de voto con un 7%.

Todo parece indicar que, además de lograr la unión de todas las fuerzas políticas distantes de la izquierda radical que hoy lidera en las encuestas, es momento de concretar una propuesta de libertad económica, recuperación de la institucionalidad y ruptura con el sistema clientelista tradicional. De lo contrario, el paso que podría dar Colombia en 2022 será uno de no retorno al camino de la democracia liberal y el capitalismo.

Deja una respuesta