'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
La mayoría de los refugiados son mujeres y niños

El problema para Moldavia y Rumanía de una intensificación de la ofensiva rusa en Ucrania

El portavoz de Podemos, Pablo Echenique.
El portavoz de Podemos, Pablo Echenique. EUROPA PRESS

En el punto donde el Danubio hace una curva pronunciada cerca de Insula Cailor, a unas pocas decenas de kilómetros del estuario del Mar Negro, se cruza la frontera de tres estados: Rumania, Moldavia y Ucrania. Aquí se encuentra el centro habitado de Giurgiulești en territorio moldavo, un municipio habitado por algo menos de tres mil almas que limita al este con Ucrania y al oeste con Rumanía donde se encuentra el único puerto fluvial del país.

Actualmente, Giurgiulești es uno de los puntos de acceso para los refugiados del sur de Ucrania, en particular de las ciudades de Odessa y Mykolaiv. Odessa se ha librado hasta ahora de la ofensiva del Ejército ruso pero podría ser el próximo frente mientras que Mykolaiv lleva días siendo atacada y, en caso de capitular, los rusos tendrían abierto el camino a Odessa también por tierra. Por este motivo, decenas de miles de ucranianos abandonan sus ciudades para entrar en Moldavia y Rumanía. La entrada desde Giurgiulești es una alternativa para intentar evitar las larguísimas colas en la frontera sur entre Moldavia y Ucrania en Palanca y, de hecho, en la frontera con Ucrania el tráfico es fluido. Pasados los controles, se habilitaron los primeros puntos de acogida con alimentos, bebidas calientes (la temperatura por la noche es bajo cero) y la primera ayuda logística, en particular para los que llegan a pie. De hecho, nos han informado de que ayer entró en vigor una nueva ley que no permite a los conductores de autobuses ucranianos cruzar la frontera, por lo que muchas personas se ven obligadas a caminar. Sin embargo, la situación cambia después de unos kilómetros en la frontera entre Moldavia y Rumanía (por lo tanto la Unión Europea) donde hay largas colas de coches.

La mayoría de los refugiados son mujeres y niños. «¿Dónde están los hombres?», preguntamos. «Se quedaron a pelear», responden

Aquí nos cruzamos con un grupo de ucranianos que esperan para entrar en Rumanía y vienen de Mykolaiv: “La situación en la ciudad es difícil, no sabemos a dónde ir pero queremos llegar a Alemania”, dice Alona, ​​​​una mujer de mediana edad. La mayoría de los refugiados son mujeres y niños. «¿Dónde están los hombres?», preguntamos. «Se quedaron a pelear», responden al unísono. Justo en ese momento pasa un señor que se ha bajado de uno de los coches de la cola, le preguntamos por qué no se quedó en Ucrania y nos dice que es diabético y que no puede luchar.

La Agencia de la ONU para los Refugiados (UNCHR) afirma que poco menos de dos millones de personas han abandonado Ucrania desde el comienzo del conflicto. La mitad de ellos están en Polonia (180.000 en Hungría, 128.000 en Eslovaquia, 100.000 en Moldavia). Pero si la abrumadora mayoría huyó de Lviv y alrededores, otra parte del total llegó de los Cárpatos, dado que los destinos favoritos de los que hacen cola son Bulgaria, Polonia o Alemania.

La mayoría de los ucranianos llegan a Moldavia o Rumania como su primer puerto de escala y luego viajan a otros países, especialmente a Europa Occidental, donde tienen amigos o familiares. Ninguno de los dos países estaba preparado para recibir a tantos refugiados en tan poco tiempo y el sistema de recepción está en problemas.

Si la ofensiva rusa se intensificara también en las regiones del sureste de Kiev, el problema para Moldavia y Rumanía se multiplicaría por diez

En particular, en Rumanía se basa en la actividad de los voluntarios y las ONG no cuentan con las estructuras necesarias para gestionar el acceso desde los numerosos puntos fronterizos.
Las dificultades organizativas se sienten menos que en otros lugares de Giurgiulești, que es un lugar de paso y el campamento de clasificación (una ciudad de tiendas de campaña construida hace unos días) está vacío cuando llegamos. Justo cuando preguntamos a los responsables quién financió su construcción (sin obtener respuesta), llega una familia ucraniana pidiendo ayuda para entrar en Rumanía.
Moldavia es un país pequeño (2,5 millones de habitantes) y uno de los más pobres de Europa. El impacto per cápita de la llegada de cientos de miles de personas sería devastador. Así, desde cierto punto de vista, ser una realidad de transición podría ayudar a no crear bombas sociales. El problema es que, por ahora, muchas personas se están mudando de Odessa, Mykolaiv y sus alrededores, con automóviles y en su mayoría con un nivel social medio.

Si la ofensiva rusa se intensificara también en las regiones del sureste de Kiev, el problema para Moldavia y Rumanía se multiplicaría por diez. Y sin una coordinación a nivel, que actualmente no existe, se corre el riesgo de un caos humanitario.

Noticias de España

.
Fondo newsletter