El tirano Ortega inoculará a los nicaragüenses la vacuna rusa que ni Putin recomienda

ROSARIO MURILLO ASEGURÓ QUE BUSCARÁ OTRAS OPCIONES

La dictadura de Nicaragua se encuentra en conversaciones con el instituto Gamaleya de Moscú para comprar dosis de la vacuna Sputnik V contra el COVID-19, dijo el miércoles un funcionario de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

La empobrecida nación centroamericana es uno de los países de América Latina con menos inmunizaciones reservadas para hacer frente a la pandemia del coronavirus.

“Nicaragua está en negociación con el laboratorio ruso Nikolay Gamaleya para adquirir la vacuna rusa Sputnik V”, afirmó Jarbas Barbosa, subdirector de la OPS, durante una conferencia de prensa virtual.

La vacuna rusa ha generado numerosas dudas en la comunidad científica debido a la opacidad en su periodo de estudio y la inexistente publicación de resultados en revistas científicas de renombre.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, había afirmado que dicha vacuna no es recomendable para mayores de 65 años (el grupo de mayor riesgo).

La inoculación rusa comenzó a ser administrada en Argentina a fines de diciembre. México dijo en la víspera que espera autorizar su uso de emergencia tan pronto como esta semana.

La vicepresidenta sancionada de Nicaragua –y esposa del dictador–, Rosario Murillo, confirmó más tarde el miércoles que su país ha comenzado a hacer arreglos para adquirir vacunas, pero no especificó cuáles.

Sabemos que hay cuatro vacunas con eficacia mayor al 90%. Estamos en plena gestión para suscribir los compromisos de compra y recepción en el mejor tiempo posible“, aseveró Murillo en su discurso diario.

Nicaragua ha recibido críticas por la estrategia oficial de no poner restricciones a la población, promover aglomeraciones y negar información sobre la pandemia.

Según las cifras del régimen –ampliamente cuestionadas–, hasta ahora Nicaragua acumula 6,152 contagios y 167 decesos relacionados con el coronavirus.

Deja una respuesta