«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
Y PARA TODA LA IBEROSFERA

El varapalo a Podemos que constituye la debacle del correísmo

El exlíder de Podemos, Pablo Iglesias, junto al expresidente corrupto de Ecuador, Rafael Correa. Fotografía de archivo

Ecuador fue sede del inicio de las «brisas bolivarianas” que azotaron a la región desde octubre del 2019 en forma de desestabilización, violencia, narcotráfico, muerte, caos y corrupción.  Ahora tiene la oportunidad de sepultarlas.

Para comenzar, Ecuador derrotó al socialismo en las urnas. El 11 de abril se ha celebrado la segunda vuelta electoral y el margen fue suficiente para que hasta medios vinculados a la izquierda, como Telesur, lo hayan reconocido.

Dicho medio, funcional al régimen de Nicolás Maduro, anunció que el candidato socialista Andrés Arauz aceptó su derrota.

El resultado de estas elecciones impacta a la Iberosfera empezando por el sitio geográfico y estratégico que ocupa. Pues Ecuador está en la mitad del mundo. Primeramente, con la caída del socialismo del siglo XXI, se pondrá fin a la red de financiamiento al servicio de Podemos.

Según está investigando el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela en el Exilio, Pablo Iglesias y Podemos habrían recibido 54 millones de dólares a través de su aliado, el expresidente Rafael Correa. A través del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (CELAG), Podemos pudo financiar su creación como partido de ultraizquierda. De modo que la derrota en las urnas afecta también a la izquierda española.

Pero el Socialismo del Siglo XXI no se limita al plano político acarrea un proyecto «educativo» mediante el cual ideologiza a su favor y forma un batallón servicial a sus propósitos. Dentro de ese marco es que habría circulado tanto dinero entre Venezuela, Ecuador y España.

El alto mando de Podemos está bajo investigación por su rol en esta red de adoctrinamiento cruzado. Íñigo Errejón, Juan Carlos Monedero y Alfredo Serrano Mancilla aparecen entre los involucrados.

‘Prometeo’ era el titular del programa mediante el cual esta izquierda comunista pretendía adoctrinar a jóvenes profesionales. A primera vista los “prometeos” eran 848 beneficiados por un sistema de becas de capacitaciones técnicas y científicas.

No obstante, el Gobierno de Rafael Correa creó una subdivisión centrada en las denominadas Ciencias Sociales, donde los estudios políticos fueron el centro de atención, incluido el rol de la extrema izquierda española. Y el nexo entre Correa y Podemos va más allá.

Durante su visita al Ecuador en el 2020, el vicepresidente de VOX Víctor González Coello de Portugal denunció un plan de fuga frustrado del exjefe de la Inteligencia Pablo Romero, de España, el cual señala nunca habría sido apoyado por el exmandatario de Ecuador. Junto a él estaba el eurodiputado Hermann Tertsch. Ambos estuvieron junto a Fernando Balda, el diputado opositor por el cual Correa tiene un juicio por secuestro (presuntamente financiado con fondos públicos, lo cual implicaría otro delito) en su contra. «El caso Balda tiene unas implicaciones españolas muy graves, porque sabemos que el señor Correa y el señor Romero estaban en contacto con Pablo Iglesias», manifestó Tertsch en la rueda de prensa donde clamó por la aclaración de estas relaciones.

«Sabemos que estaba ahí participando en lo que es la organización de la búsqueda de una fórmula de un fugado de la justicia ecuatoriana acusado de un gravísimo delito, para propiciar su huida o evitar, por lo menos, que se le aplicara la justicia», añadió Tertsch, quien es también tercer vicepresidente de la Delegación Eurolat en la Asamblea Parlamentaria Europa Latinoamérica.

«Sabemos que estaba ahí participando en lo que es la organización de la búsqueda de una fórmula de un fugado de la justicia ecuatoriana acusado de un gravísimo delito, para propiciar su huida o evitar, por lo menos, que se le aplicara la justicia», exclamó Tertsch.

De modo que el triunfo de Guillermo Lasso en Ecuador es un golpe no solo al socialismo local sino también al internacional, sobre todo a nivel jurídico. Por ejemplo, Correa todavía será investigado por los delitos que pesan en su contra, entre ellos soborno, intento de secuestro, etc. Por ende no podrá ser el testaferro del dinero que llega desde Caracas rumbo a España.

La victoria de Lasso también ayuda a visibilizar cómo en Bolivia el retorno del Movimiento al Socialismo (MAS) significa el fin de la división de poderes, ya que el ejecutivo controla el sistema judicial. Con Luis Arce en el poder, su predecesor Evo Morales fue liberado de todos los cargos en su contra, mientras que hasta la exvicepresidente, Jeanine Añez y parte de sus exaltos cargos, están detenidos. Es justo lo que ofrecía Andrés Arauz, que anunció que en caso de ganar Rafael Correa quedaría libre de cargos. Sin embargo, no pasó. Como consecuencia, Rafael Correa deberá permanecer fugado en Bélgica, de lo contrario tendrá que enfrentar a la justicia en Ecuador.  

Finalmente, la mayor repercusión de las elecciones ecuatorianas ante la Iberosfera es que marcan el inicio de lo que podría ser un efecto dominó, donde una ficha se deriva y caen todas las demás.

.
Fondo newsletter