PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La candidatura de Zuluaga juega un papel clave para unir a la derecha colombiana

En marzo se elegirá un candidato que encabezará el frente común contra Petro
El candidato presidencial del Centro Democrático, Óscar Iván Zuluaga. Twitter

El exministro Oscar Iván Zuluaga es desde el lunes candidato único del partido Centro Democrático a la presidencia de Colombia y desde ya abrió la puerta a una coalición con otros partidos y fuerzas políticas. Esto quiere decir que participará en la consulta de la ahora denominada “coalición por Colombia”, cuyos precandidatos recibieron su designación con beneplácito.

En 2018 la consulta fue entre la candidata presidencial por el Partido Conservador y hoy vicepresidente, Marta Lucía Ramírez, e Iván Duque, hoy jefe del Estado. Ahora irán a consulta al menos seis candidatos entre los que está el candidato único del partido conservador, David Barguil, fuerza política que cuenta con un electorado disciplinado y un conjunto de directorios a nivel nacional que saben movilizarse y se articulan con éxito en las elecciones parlamentarias.

La alianza Partido Conservador-uribismo fue el eje central del gobierno de Álvaro Uribe Vélez (2002-2010) y se mantuvo sólida hasta 2014, cuando algunas facciones del conservatismo oficial migraron hacia las toldas de Juan Manuel Santos y abandonaron a Oscar Iván Zuluaga en la segunda vuelta presidencial.

Con todo y las críticas que recibe por ser un partido parlamentario que logra acomodarse en la coalición del gobierno de turno, el Partido Conservador vuelve a ser una fuerza decisiva y sus dos millones de votos serán un cimiento sólido para cualquier coalición que se defina antes de la elección presidencial de mayo.

Aún está por definirse la personería jurídica del Movimiento de Salvación Nacional, partido político de origen conservador que pretende reunir a las facciones disidentes, retomando la frase del asesinado líder conservador Álvaro Gómez Hurtado, para quien en Colombia habría más conservatismo que Partido Conservador.

De no serle otorgada dicha personería, la unión conservadora seguramente giraría en torno al senador Barguil; candidatura que se vería favorecida por la división en el Centro Democrático, que existe y es evidente, a pesar de las declaraciones públicas de todos los precandidatos con relación a la unidad del partido.  

El Centro Democrático no tendrá los ochocientos mil votos que el expresidente Uribe obtuvo como candidato al senado en 2018, aunque la ahora excandidata presidencial María Fernanda Cabal se ha posicionado para encabezar la lista al senado de dicha colectividad y hay quienes pronostican que podría reemplazar a Uribe como la senadora más votada del país.

Está por verse si se acercará al millón de votos y si el favorecimiento del gobierno nacional a los congresistas del partido del presidente será suficiente para mantener los escaños que hoy tiene en Senado y Cámara. De ser así, las candidaturas de Zuluaga y Barguil estarían punteando desde ya en la coalición por Colombia, por la sencilla razón de tener partidos con votos y representación amplia en el Congreso y en todo el territorio nacional.

Hay quienes sugieren, sin embargo, que el candidato preferido por el uribismo es el exalcalde de Medellín Federico Gutiérrez y que los militantes cercanos a María Fernanda Cabal optarían por respaldarlo a él y no al candidato oficial del Centro Democrático, a pesar del respaldo que públicamente le ha expresado la senadora.

De ser así, las candidaturas con más posibilidades de ganar la consulta de marzo podrían ser la de Barguil -pues tiene los votos disciplinados del partido conservador- y la de Gutiérrez, a quien favorecen algunas encuestas y puede recoger el descontento que generó en algunas facciones del partido de gobierno la definición de Zuluaga como candidato presidencial.  

Ahora bien, la cancha ha quedado delimitada y abonada para que la derecha colombiana se pueda reunir y con toda claridad se exprese una vez más en las urnas, viéndose obligada a mermar su crítica al actual gobierno, encontrar puntos de unión y derrotar al candidato populista, Gustavo Petro.

Hasta el momento, el más favorecido con los últimos acontecimientos -quién lo creyera- es el Partido Conservador. Puede no puntear en las encuestas, algo que se repite elección tras elección, pero ha demostrado desde 2006 que mantiene el voto disciplinado del 15% del electorado en Colombia para las elecciones parlamentarias.

Si el Centro Democrático no supera su división interna, la fuerza política con más votos para enfrentar la consulta de la coalición será el conservatismo.

Deja una respuesta