'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
Critica duramente al gobierno catalán

La carta de la familia acosada por el separatismo en Canet: ‘No estamos en contra del catalán, lo amamos’

25% de español en las escuelas en Cataluña
Escuela de Canet (Barcelona) del menor acosado por el separatismo. Europa Press

La familia de Canet (Barcelona) acosada por haber conseguido que un 25% de las clases para su hijo se den en español, ha enviado una carta a los medios de comunicación, en la que se mezcla el catalán y el castellano, y piden que «se respete nuestra voluntad de no convertirnos en un elemento mediático».

En el escrito, titulado «Stand up for your rights» (Levántate por tus derechos), la familia ha admitido que llevaba tiempo pensando en si debería pedir o no la escolarización bilingüe para su hijo por miedo a la reacción de los separatistas: «Llevábamos tiempo debatiendo en casa si pedir o no la escolarización bilingüe: «Ahora no es el momento», «El ambiente está muy crispado», «El nacionalismo…», «El procès…», «¿Nos señalarán?», «¿Nos amenazarán?», «¿Nos harán bullying?», «Tiene sólo 3 añitos». Ya os podéis imaginar»».

Asimismo, la familia de Canet tiene duras palabras para el gobierno catalán, a quien dice que «miente» cuando explica que el modelo legal en Cataluña es el de la inmersión lingüística, y le recuerda que los Tribunales han dejado claro que cuando hay dos lenguas cooficiales se debe impartir al menos un 25% de las clases en una de ellas. Del mismo modo acusa a la Generalitat de fomenta la confrontación con este tema: «El derecho a una escolarización bilingüe se nos reconoció en el mes de octubre y el Govern ha considerado ahora que era el momento de interrumpir la ‘calma tensa’ después del procés, agitar las banderas, convocar manifestaciones de protesta y señalarnos como culpables de querer acabar con el catalán. ¡A nosotros!».

También han preguntado al consejero de educación, Josep González-Cambray, si uno de sus objetivos era «calentar el ambiente para las protestas», por ejemplo, al visitar la escuela para «protestar por la aplicación de la interlocutoria y lo ha hecho ahora y no en los casos de otros padres». Y concluye: «No podemos darle las gracias por agitar sentimientos de odio entre la población porque nuestra familia está sufriendo».

En la carta, la familia de Canet tiene buenas palabras para la tutora del niño y ha recordado al resto de padres que «no estamos en contra del catalán, lo amamos» pero también les recuerdan que «somos bilingües y también amamos el español». De ahí que les expliquen que su motivación al dar el paso para reclamar más presencia del castellano en las clases no sea otra de que «también forme parte de la actividad educativa, con normalidad, de la misma manera que pasa en la sociedad catalana».

Por otro lado, han agradecido las muestras de apoyo recibidas, también por parte de otros padres, porque «sentir el odio, la intimidación, las amenazas, el señalamiento en la propia piel es muy duro. Hemos tenido ganas de llorar muchas veces. Os agradecemos los gestos, pero os queremos pedir un poquito más. Lo que nos decís en privado hacerlo en público también. Nadie quiere ser héroe (desde luego nosotros tampoco), ¡queremos ser padres!, pero para que nuestra sociedad sea libre debemos vencer esta espiral de silencio que nosotros mismos creamos».

«Con el nudo todavía en la garganta, hemos llegado a la siguiente conclusión: hay que dejar de tragar y tragar y tenemos que ser capaces de ser valientes para decir lo que uno piensa, levantarse para hacerlo y reclamar democráticamente nuestros derechos. Es tiempo de construir una escuela de todos, inclusiva de verdad. Como decía Bob, ‘Stand up for your rights'», ha concluído.

Noticias de España

.
Fondo newsletter