«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Marruecos y España: una vecindad difícil, una debilidad clara y una estrategia de Estado

La Fundación Disenso analiza la ofensiva marroquí: ‘Madrid y Bruselas deben desvelar el verdadero carácter maquiavélico de Rabat’

La Guardia Civil interviene en la valla de Ceuta tras la invasión marroquí.

Con el objetivo de contribuir al debate sobre lo acaecido recientemente en la frontera hispano-marroquí, donde más de 8.000 personas, principalmente jóvenes y una considerable cantidad de menores, cruzaron la frontera para entrar en Ceuta de forma irregular, la Fundación Disenso ha presentado una nueva nota informativa titulada “Marruecos y España una vecindad difícil, una debilidad clara y una estrategia de Estado”. 

Según el informe, la relación de vecindad entre España y Marruecos nunca ha sido fácil y nunca lo será. No obstante, España como frontera sur de la Unión Europea debería ser más contundente a la hora de fijar límites a esa relación de vecindad pues el Gobierno marroquí ha jugado con ellos aprovechándose de la incapacidad demostrada hasta ahora por España para plantar cara en cuestiones que suponen verdaderos atentados contra la soberanía nacional y europea, además de un menosprecio absoluto a los derechos humanos, como ha ejemplificado el uso de miles de menores a los que Rabat ha manipulado y engañado para abandonarles a su suerte en suelo europeo. 

Los juegos de Marruecos a la hora de apretar o aflojar la porosidad de la frontera siempre han coincidido con momentos de cierto grado de reivindicación bilateral bien hacia España, bien hacia la Unión Europea. Con lo acontecido la semana pasada en Ceuta y los amagos en Melilla puede hablarse claramente de una estrategia de Estado y una voluntad decidida del país africano para llevarla a cabo sin temer las posibles consecuencias. En esa línea, Marruecos ha puesto en marcha distintas acciones que se enmarcan en una suerte de guerra híbrida perfectamente estructurada contra España. 

La frontera de la Unión Europea con Marruecos es la más dramática del mundo en términos de desigualdad, un hecho que Rabat ha estado utilizando en su beneficio desde hace más de 30 años. Paradójicamente, Marruecos ha sabido ganarse al mismo tiempo un rol de Estado colaborador de Europa en la cuestión migratoria, lo que le ha permitido mantener una relación y un posicionamiento privilegiados ante la UE a la hora de obtener fondos, ayudas y apoyos institucionales. Lo acontecido estos días en Ceuta debería servir para que Madrid y Bruselas retiren el antifaz a Rabat y desvelen su verdadero carácter maquiavélico a la hora de utilizar en beneficio de sus intereses de Estado la suerte de miles de personas que se aventuran a cruzar a Europa con el sueño de lograr una vida mejor pero que terminan por convertirse en moneda de cambio e instrumento de presión de Rabat. 

El informe también plantea que, desafortunadamente, en la esfera internacional Marruecos se siente especialmente empoderado, tras haber logrado que varios estados abran consulados en el Sáhara Occidental y, sobre todo, tras el reconocimiento por parte de la Casa Blanca en diciembre de 2020 de las aspiraciones de Rabat sobre este territorio de soberanía no definida y cuya cuestión debería decidir la ONU.  La llegada de Joe Biden a la Presidencia de Estados Unidos, lejos de rebajar ese empoderamiento lo ha reforzado, pues el nuevo inquilino del Despacho Oval ha manifestado que, al menos por ahora, no tiene intención de retirar dicho reconocimiento de la reivindicación soberanista de Marruecos y ha reafirmado, en plena crisis de Ceuta estos últimos días, que para Washington Marruecos es un importante aliado. 

Otra de las conclusiones a las que llega el documento de la Fundación Disenso es que Rabat juega un papel muy importante en materia de seguridad para España y, consciente de ello, utiliza dicha dependencia en su propio beneficio. Por un lado, por su interés en controlar el islam español, pues la principal comunidad inmigrante en España es la marroquí. Por otro, por el rol fundamental que juega Marruecos y sus Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado a la hora de prevenir y mantener bajo control la amenaza yihadista sobre España. 

Si bien es cierto que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado españolas tradicionalmente reiteran las excelentes relaciones y la importancia de la colaboración con Marruecos en materia de seguridad, no puede perderse de vista que este factor podría terminar siendo una nueva arma en esa estrategia de guerra híbrida puesta en marcha por Marruecos contra España

Puede descargar el informe completo en el siguiente enlace.

.
Fondo newsletter