La Policía detiene a una banda criminal conformada por magrebíes y dominicanos por explotar sexualmente a menores de edad

EN LA OPERACIÓN SE HA LIBERADO A DIEZ MENORES
Coche patrulla de Policía Nacional Coche patrulla de Policía Nacional. Policía Nacional

Agentes de la Policía Nacional han detenido a 37 personas que formaban un grupo criminal dedicado a la explotación sexual de menores de edad, a quienes prostituían y utilizaban para la venta de sustancias estupefacientes, ha informado este lunes la Jefatura Superior de la Policía de Madrid en una nota de prensa.

La investigación comenzó el pasado mes de abril cuando los agentes tuvieron noticias de que una menor de edad se fugaba con asiduidad de su lugar de residencia y que durante sus ausencias mantenía relaciones sexuales con personas mayores de edad a cambio de dinero o de sustancias estupefacientes.

Los investigadores descubrieron que otras menores, con las que compartía lugar de residencia, se encontraban en la misma situación. Contactaban con ellas a través de redes sociales ganándose su confianza y posteriormente las utilizaban para ofrecer servicios sexuales a clientes a los que suministraban sustancias estupefacientes.

En algunos casos, las obligaban a distribuir ellas mismas la droga a bordo de patinetes y, tras la entrega, eran agredidas sexualmente por los propios consumidores. En otras ocasiones, los detenidos las trasladaban a un conocido polígono de la capital donde ofrecían a los compradores del estupefaciente mantener relaciones sexuales con ellas.

Los policías tuvieron conocimiento de que una de las menores permaneció durante tres días encerrada en una habitación de un narcopiso del distrito madrileño de Usera regenteado por una de las detenidas.

Según publica El Mundo, la mayoría de los arrestados son dominicanos y magrebíes. La operación ha culminado con la liberación de las diez víctimas y con un total de 37 detenidos como presuntos responsables de los delitos de agresión sexual, prostitución de menores, tenencia de pornografía infantil, detención ilegal y delito contra salud pública. Una vez pasaron a disposición de la autoridad judicial se decretó el ingreso en prisión de ocho de ellos.

Las menores captadas por la organización no estaban tuteladas por la Comunidad de Madrid en el momento de la operación policial, según el Gobierno regional. Desde el Ejecutivo han añadido que, en estos momentos, una de ellas sí que está en uno de los centros de menores, precisamente para «alejarla de esas redes». 

Deja una respuesta