La oleada de delitos de inmigrantes magrebíes silenciada por los grandes medios

LOS ESPAÑOLES SIGUEN SUFRIENDO LAS CONSECUENCIAS DEL 'EFECTO LLAMADA'
Centro de menas. Europa Press Centro de menas. Europa Press

Los españoles siguen sufriendo una oleada de inseguridad y violencia en sus barrios que es silenciada por los grandes medios de comunicación y por los partidos globalistas, que siguen impulsando el «efecto llamada» migratorio.

Así, en las últimas dos semanas un inmigrante ilegal marroquí fue detenido en Ceuta por pederastia -almacenaba en su teléfono móvil encuentros sexuales con, al menos, una menor ceutí de cuatro años- y dos exmenas -también de origen marroquí– y con numerosos antecedentes penales fueron detenidos en Madrid, en la zona de Casa de Campo, por «okupar» un coche y robar en su interior.

Cuatro marroquíes fueron detenidos en Motril (Granada) por delitos de falsedad documental y favorecimiento de inmigración ilegal. Esta red, que se dedicaba a ofrecer empadronamientos falsos a otros ilegales, quedó en libertad con cargos… y en Cádiz fue detenido otro marroquí, de 19 años, por abuso sexual e intento de agresión a una menor de 15 años.

Además, el pasado 12 de diciembre agentes de la Policía Nacional detuvieron a un individuo de 28 años, de nacionalidad argelina, como autor de un delito de agresión sexual contra una mujer en el parque de Ses Estacions de Palma. Según informó la Jefatura Superior de Baleares, varios ciudadanos alertaron de que habían visto cómo un individuo se llevaba a la fuerza a una mujer hacia la zona más oscura del parque.

La Policía también detuvo en Alzira (Valencia) a un marroquí por un delito de malos tratos en el ámbito familiar tras agredir con una correa a su hija de 15 años en plena calle y agarrar de forma violenta -ya en su domicilio- por el cuello a su mujer, que se interponía para evitar que agrediera a su otra hija. Asimismo, en la última semana, dos magrebíes abusaron sexualmente de una joven estadounidense en el centro de Valencia y golpearon con un hierro y una botella a dos amigos de la víctima.

La pasada semana, VOX reprochó en el Congreso al Gobierno de Pedro Sánchez que no tenga «un plan específico» para evitar la libre circulación por todo el país de cientos de inmigrantes ilegales. La formación liderada por Santiago Abascal califica la oleada de inmigración ilegal -más de 51.000 entradas ilegales en lo que va de año, un 28% más que en 2020- de «invasión silenciosa» y pide medidas para atajar «una amenaza gravísima a la seguridad de los españoles».

Deja una respuesta