Las FCSE advierten de la llegada a España de ilegales radicalizados: ‘Estamos cada día más cerca del atentado’

Y MATIZAN QUE, PESE A SU ZONA DE PROCEDENCIA, 'NO SON REFUGIADOS'
Inmigrantes llegados a Canarias. EUROPA PRESS Inmigrantes ilegales llegados a Canarias. EUROPA PRESS

Pese a que el Gobierno y otros organismos oficiales tratan de encubrir la magnitud real de la actual presión migratoria, las llegadas de inmigrantes ilegales a España no cesan. Hasta ahora, solo unas condiciones climatológicas adversas son capaces de detener los intereses de las mafias de la inmigración ilegal. Ante la ausencia de relaciones exteriores y políticas migratorias efectivas, únicamente un mar picado es capaz de frenar el actual aluvión de embarcaciones que llegan a nuestras costas desde todo el Magreb. Todas las rutas de la inmigración ilegal están activas y, como citan algunas fuentes consultadas en Salvamento Marítimo, “cuando el mar está como un plato, avalancha”.

Durante las últimas semanas, las llegadas de inmigrantes ilegales que se han registrado en España han tenido su foco principal en Canarias donde, según datos actualizados de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE), han llegado ya más de 21.000 ilegales en lo que llevamos de año. A nivel nacional, actualmente el flujo de entradas se sitúa prácticamente rozando los 40.000 pues, hasta la fecha, son más de 39.800 los inmigrantes que han entrado en nuestro país ilegalmente. Estos datos generales atienden a los registros públicos del Ministerio del Interior y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y, por tanto, no contemplan la magnitud real de accesos ilegales que se ha registrado ante la ausencia de datos fiables con respecto a Ceuta y Melilla.

Preocupación en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado

A lo largo del presente año las FCSE han manifestado en diversas ocasiones su malestar ante el aluvión de entradas ilegales que se está registrando en España. Tanto el Cuerpo Nacional de Policía como la Guardia Civil, han hecho públicas sus constantes quejas a través de sus asociaciones y sindicatos. Si hay que destacar la acción reivindicatoria de una entidad concreta, tenemos que referirnos a la asociación profesional Justicia para la Guardia Civil (JUCIL), pues ha incidido durante todo el 2021 en la necesidad de recursos materiales y humanos allí donde la presión migratoria se está viendo más acentuada y presenta un perfil más agresivo.

Han sido varias las ocasiones en las que hemos citado en este medio la necesidad de ampliar el número de agentes en los llamados puntos calientes de la inmigración ilegal. Ante una carencia de efectivos, no todos los inmigrantes ilegales que acceden a nuestras costas llegan a ser interceptados, con el consiguiente peligro que puede llegar la constante entrada de perfiles altamente radicalizados.

Este es un problema que trae de cabeza a los miembros de las FCSE en los últimos meses que ven cómo los recientes operativos contra el terrorismo yihadista aseguran que muchos de los detenidos han accedido a España utilizando como vía de entrada la inmigración ilegal. En apenas año y medio, once yihadistas han aprovechado la clandestinidad que les brindan las mafias del tráfico de personas para acceder a España sin ser detectados. A estos once terroristas hay que sumar también a Muhammad Hammali, un inmigrante de nacionalidad argelina acusado de asesinato y pertenencia a organización terrorista que también llegó a territorio español a través las embarcaciones que ponen rumbo hacia Almería, zona de Levante y Baleares.

Lamentablemente, no asistimos únicamente a la entrada de yihadistas que se encontraban operando dentro de una célula concreta, también se está experimentando la entrada de perfiles radicalizados o inmigrantes ilegales que proceden de lugares de alta radicalización islámica.

Más de 20 ilegales investigados por su procedencia en el último mes

En este último mes se ha producido un nuevo repunte de inmigración ilegal. Tanto la ruta canaria como la ruta que conecta Argelia con la provincia de Almería, zona de Levante y Baleares, han visto intensificada su actividad. También, decenas de inmigrantes ilegales han entrado a través de Ceuta y Melilla por vía marítima, un modus operandi que se ha ido incrementando en ambas ciudades autónomas durante este año y que ha llegado a experimentar aumentos estadísticos superiores al 290% en comparación con cifras oficiales del 2020. Según arrojan las cifras contempladas en el último balance de ACNUR, en las últimas cuatro semanas han sido más de 3.800 los inmigrantes ilegales que han llegado a nuestro país.

Tanto las llegadas que se han registrado en Melilla, como las que han tenido lugar en la provincia de Almería, han activado nuevamente todas las alarmas entre las FCSE. Según las fuentes policiales consultadas por La Gaceta de la Iberosfera, el pasado 14 de noviembre más de una decena de inmigrantes ilegales de origen yemení llegaron a Melilla y recientemente, en apenas 48 horas, un total de 13 inmigrantes ilegales con pasaporte sirio han llegado a las costas almerienses en dos embarcaciones diferentes.

Puerto de Almería – Inmigrantes ilegales de origen sirio llegados a costas de la provincia durante la noche de este lunes – Fuente: La Gaceta de la Iberosfera

La llegada de estos inmigrantes procedentes de zonas de alta radicalización islámica obliga a los agentes a llevar a cabo investigaciones para saber qué intenciones han motivado que tanto yemeníes, como sirios, hayan decido optar por España, para acceder ilegalmente a Europa utilizando las redes que conectan las mafias que operan en Libia con las que operan en la zona norte de Marruecos y Argelia. Más si cabe, cuando para hacer dicho recorrido han desembolsado una alta cuantía económica que en algunas ocasiones llega a superar los 5.000 euros, según fuentes de las FCSE.

Agentes consultados por La Gaceta de la Iberosfera reconocen que posiblemente puedan optar a protección internacional por la zona de procedencia, pero también matizan que no se trata de refugiados. Asimismo, consultados por la peligrosidad de estas rutas, afirman que “estamos cada día más cerca del atentado”, ante el escaso número de recursos con los que cuentan y el alto grado de exposición que presentan las actuales rutas de la inmigración ilegal.

Deja una respuesta