Primero fue Iglesias, ahora es Aznar: la Carta de Madrid de la Fundación Disenso sigue provocando reacciones

El expresidente anuncia el lanzamiento 'inminente' de una 'Declaración de Madrid'
José María Aznar

La Carta de Madrid en defensa de la libertad y de la democracia en la Iberosfera, impulsada por la Fundación Disenso y que reúne ya las firmas de más de 70 personalidades relevantes de ambos lados del Atlántico, sigue provocando reacciones.

Si la semana pasada fue la izquierda castrochavista reunida en Bolivia para celebrar la vuelta del socialismo al país andino la que se apresuró a publicar un manifiesto de respuesta bajo el nombre de ‘Declaración de La Paz’, ayer fue el expresidente español José Maria Aznar (1996-2004), el que anunció que, en fecha próxima pero indeterminada, presentará un documento que llevara por nombre ‘Declaración de Madrid’ y que «la mayoría de los ex presidentes» (es decir, no todos, sin más concreción) firmó la semana pasada.

Fue el propio Aznar el que avanzó, durante un bloque de la reunión llamada V Diálogo Presidencia del grupo Idea, «las líneas básicas» del documento «que está listo para ser lanzado».

Básicas, en efecto.

La primera línea —insistimos, básica— comienza con una afirmación indiscutible e indiscutida, la de que «América Latina existe». Fruto de esa incontestable revelación, la inminente ‘Declaración de Madrid’ pedirá que los países de la región manifiesten «posiciones coordinadas en la situación ocasionada por la pandemia».

La segunda linea básica parte de otro axioma de innecesaria demostración en tiempos de coronavirus: el de que «la pandemia supone un retroceso mayor en las sociedades más vulnerables», retroceso sobre el que la Declaración no tiene dudas de su capacidad de destrucción de las clases medias.

La tercera y última línea (básica, recordamos) de la futura ‘Declaración de Madrid’ cargará el acento, según Aznar, en cuál debe ser «la respuesta latinoamericana a las tendencias globales». Sin embargo, el documento de trabajo comienza señalando las que no deberían ser: «el autoritarismo, el populismo o el intervencionismo, ni otros factores».

Las soluciones para esta Declaración de Madrid a punto de ser lanzada, deben basarse en «la libertad, la pluralidad, la flexibilidad, la apertura y el comercio libre». Y añade Aznar: «en todo aquello que genera estabilidad, prosperidad y oportunidades para las personas».

El exmandatario concluyó su intervención reiterando el descubrimiento geográfico de que «América Latina existe» y que los expresidentes «tienen ideas de cómo pueden salir y mejorar su posición al respeto (sic) del mundo». Y que como expresidentes nuestros que son, «no vamos a dejar que América Latina se quede marginada», para lo cual «vamos a explicar nuestra posición con la mayor claridad posible», concluyó Aznar.

Deja una respuesta