Shaun Bailey, el conservador que revoluciona Londres

La gran esperanza -negra- de la derecha británica

Es el doble inverso del actual alcalde de Londres. Shaun Bailey comparte los mismos orígenes modestos que Khan, pero ha optado por el campo conservador donde no es una figura. No duda en ser especialmente crítico con Black Lives Matter (BLM) y con el derribo de la estatua de Edward Colston en Bristol, que denuncia en la prensa: “BLM ha hecho todo lo posible para que todo el mundo se sienta racista”. En lo que respecta a la violencia policial, añade: “Sí, la policía comete errores. Pero no son racistas”. El tory cree que tiene más en común con “la clase media blanca que con los negros de origen acomodado”. Sobre el tema del multiculturalismo, no duda en plantear las problemáticas vinculadas al modelo anglosajón.

Lamenta que en algunas escuelas londinenses la cultura hindú o musulmana prevalezca sobre las tradiciones cristianas. En un panfleto escrito en 2005, No man’s land [En tierra de nadie], Bailey llega a considerar la descristianización del Reino Unido como la mejor manera de que los inmigrantes impongan su propia cultura, impidiendo así cualquier forma de asimilación. Escribió sobre el municipio londinense de Brent: “Inscribes a tus hijos en la escuela y aprenden mucho más sobre el Diwali [festival hindú] que sobre la Navidad“. Estas declaraciones provocaron la reacción del Consejo Musulmán de Gran Bretaña. La asociación comunitaria calificó las declaraciones de “absurdas” e “inaceptables”.

El candidato se aleja del liberalismo por considerar que el consumismo que alienta “destruye a los más jóvenes”. Una ruptura con el thatcherismo y una vuelta al pensamiento social de Benjamin Disraeli. Nos recuerda que la izquierda británica no tiene el monopolio de los obreros. Esta posición le acerca al actual Primer Ministro y ex alcalde de Londres, Boris Johnson. Una de sus propuestas estrella se refiere al acceso a la vivienda de los jóvenes trabajadores. Bailey se compromete a financiar la construcción de 100.000 viviendas asequibles y accesibles para los jóvenes trabajadores. Se trata de una propuesta impactante, ya que el precio de la vivienda ha subido un 53% en la capital británica en los últimos diez años.

“No soy el negro de David Cameron”

A diferencia de muchos de sus homólogos en el Partido Conservador, Shaun Bailey no procede de una universidad prestigiosa ni del mundo financiero. De ascendencia caribeña, nacido en un barrio del noroeste de Londres, encarna a una nueva generación de conservadores que puede responder a las expectativas de las bases. Después de trabajar como trabajador social, agente de seguridad y fundar su propia ONG, el londinense decidió entrar en el campo de la metapolítica al incorporarse al Centre for Policies Studies (un think tank cofundado por Margaret Thatcher). En 2012 fue nombrado asesor especial de David Cameron en materia de juventud y delincuencia. Sin embargo, se niega a ser visto como el garante de la diversidad. “No soy el negro de David Cameron”, dijo al Jamaica Observer. A pesar de la derrota de la lista liderada por el conservador Zac Goldsmith en las últimas elecciones municipales de Londres, fue elegido para la Asamblea de Londres en 2016. La ex primera ministra Theresa May lo describió como el hombre que Londres necesita para “prosperar”.

En un momento en el que el actual alcalde, Sadiq Khan, planea recortar drásticamente el presupuesto de la policía, Shaun Bailey propone aumentar el número de agentes. Estas reformas son necesarias si juzgamos por sus declaraciones: “Desgraciadamente, Sadiq Khan se niega a asumir su responsabilidad… Los ataques con cuchillos están en su punto más alto en Londres, la tasa de asesinatos nunca ha sido tan elevada en once años y los robos han aumentado un 38% durante su mandato. Pero este alcalde se niega a hacer su trabajo y a tomar medidas”.

Su programa incluye también la mejora del transporte público y la lucha contra el narcotráfico. El pasado mes de agosto, el candidato hizo un llamamiento a las grandes empresas para que hicieran pruebas a sus empleados con el fin de combatir este fenómeno. Un paquete de medidas sociales que puede atraer a un electorado tradicionalmente laborista. Esta elección también sigue siendo un tema importante para la comunidad francesa en Londres. En 2019, el Cónsul General de Francia en Londres estimó que entre 200.000 y 250.000 franceses residían en el Reino Unido, tres cuartas partes de ellos en el sureste del país.

Tras haber sido aplazadas, las elecciones municipales de Londres tendrán lugar el 6 de mayo de 2021. A pesar del controvertido historial del actual alcalde, se espera que el aspirante conservador obtenga solo el 28% de los votos, frente al 49% de Sadiq Khan. Este último fue acusado de complacencia hacia el islam radical. El candidato tory también tendrá que enfrentarse a la candidata ecologista Siân Berry y a la ex eurodiputada liberal Luisa Porritt. En las últimas elecciones de 2016, Sadiq Khan ganó la alcaldía de Londres con el 56,8% de los votos, frente al 43,2% de Zac Goldsmith. No obstante, el candidato sigue confiando en sí mismo. “No creo que Londres sea una ciudad laborista. Creo que es una ciudad de luchadores; es una ciudad de gente que quiere estar segura, que quiere tener acceso a una vivienda digna. Ninguna de estas cosas ha ocurrido con Sadiq Khan y creo que la gente buscará una alternativa y yo quiero dársela“, declaró a la revista GQ el pasado noviembre.


Publicado por Axel Laniez en Valeurs Actuelles.

Traducido por Verbum Caro para La Gaceta de la Iberosfera.

Deja una respuesta