Sidney Powell invita a Trump a activar la orden ejecutiva contra la injerencia electoral

LA 'OPCIÓN NUCLEAR' PARA MANTENERSE EN LA CASA BLANCA

Si no puede ser por las buenas, será por las malas. Al menos eso aconseja la abogada Sidney Powell, la del Kraken, en declaraciones a Epoch Times, sugiriendo que Trump podría activar la orden ejecutiva de 2018 en la que se prevén medidas en caso de injerencia extranjera en las elecciones y de la que ya les hablé en estas páginas. La ley marcial, algo así como la ‘opción nuclear’ para mantenerse en la Casa Blanca.

La orden en cuestión establece que “no más tarde de 45 días después del fin de unas elecciones en Estados Unidos, el director nacional de Inteligencia, en consulta con los directores de los departamentos y agencias pertinentes, debe presentar una evaluación de todas las informaciones que indiquen que un gobierno extranjero o cualquier persona que actúe en calidad de agente o por cuenta de un gobierno extranjero, ha actuado con la intención o la finalidad de interferir en tales elecciones”. Cuenten: aún hay tiempo.

Si se activa la orden, dice Powell, “en virtud de los poderes de emergencia, el presidente podría nombrar un fiscal especial que investigue este caso, que es exactamente lo que debe suceder”.

“Habría que secuestrar inmediatamente todas las máquinas de recuento de voto del país”, sigue, ya embalada, la Powell. “Francamente, hay indicios penales más que suficientes para justificarlo, para quien esté dispuesto a examinar la ley y los hechos exclusivamente a la luz de la verdad y no de la política, o de la avidez empresarial o de la plutocracia global”.

Como kraken, no estaría mal. Incluso como conejo para sacar de la chistera, como comentábamos ayer.

El país sería, naturalmente, China. Los inescrutables habitantes del Imperio del Medio han estado mucho en las noticias últimamente. Tenemos la investigación del FBI sobre Hunter Biden y su tío, James Biden, sobre sus enjuagues varios con entidades controladas por el Partido Comunista Chino, muy generosas con tío y sobrino a cambio de… ¿De qué creen ustedes? ¿Qué especiales talentos o mágicas aptitudes tienen estos dos piezas para que los chinos les llenen los bolsillos de billetes de los grandes como si fuesen chuches? Una única cosa: acceso a Papá Biden, entonces vicepresidente de Estados Unidos con Obama. Y es que a nadie se le oculta que esta investigación es realmente sobre Biden, que no tienen un maravilloso casoplón porque la Administración pague muy bien. Y, la verdad, que el presidente de Estados Unidos pueda estar, digamos, ‘comprometido’ con su principal rival geopolítico es un tanto preocupante.

Es moda ver chinos por todas partes. Está, claro, nuestra amiga Fang Fang, que derramó sus favores sexuales sobre una serie de políticos californianos, especialmente sobre el diputado Eric Swallwell, miembro de la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes. Y luego han ido sacando más chinos de la nómina de empresas tan cruciales en el proceso electoral como Google.

De hecho, el profesor Robert Epstein ha dado una alarmante conferencia en el Hillsdale College en la que afirma que las grandes tecnológicas han manipulado al menos quince millones de votos a través del Efecto de Manipulación por Buscador, tras una investigación en la que ha empleado a más de setecientos agentes de campo que han recogido más de medio millón de búsquedas antes de las elecciones de 2020. Epstein ya testificó en julio del año pasado ante el Senado sobre el peligro que supone Google para la democracia.

Se hace cada día más difícil no volverse conspiranoico con tanto aviso a medias frustrado, con esta implacable carrera contra el reloj puntuada por planes más o menos demenciales y rumores de todo color. Cuando Dan Scavino, director de la Casa Blanca de Redes Sociales, saca en su página de Facebook una foto de una reunión en el Despacho Oval con este comentario: “Momento histórico en el Oval. Compartiré lo que pasó uno de estos días, cuando pueda”, ¿qué se supone que debemos pensar?

Powell, por volver a su entrevista en Epoch Times, asegura que el informe del director nacional de Inteligencia, John Ratcliffe, va a hacer que nos estalle la cabeza. No sé, pero a mí ya todo esto me está levantando un terrible dolor de cabeza.

Deja una respuesta