Indalecio Prieto, el socialista que asesinaba a la sombra