No basta torear con poder, hay que hacerlo con belleza