LA OTRA VIOLENCIA

#MaleShaming, la postura cómoda de la justicia española