Stalin, el genocida adorado por la izquierda española

Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Durante la Segunda República Española y la Guerra Civil, las autoridades políticas de los partidos más radicales de la izquierda, y en algunos casos aquellas formaciones que no se consideraban tan escoradas ideológicamente, hicieron gala de su adoración incondicional al genocida soviético Iósif Stalin.  El balance de su mandato fue de 20 millones de asesinatos, cifra más que suficiente como para que sea merecedor del mayor desprecio posible de las sociedades desarrolladas.

/p>

Es frecuente que los herederos ideológicos y políticos de aquellos apologetas estalinistas de la segunda mitad de los años treinta justifiquen el ensalzamiento de su figura diciendo que no se conocían sus crímenes. Pero es falso. En este blog ya explicamos el Holodomor y sus dos millones de muertos a principios de los años treinta. Millones de personas que fueron asesinados por hambre. Aquellos sucesos fueron publicados en la prensa internacional y conocidos en tiempo real. Luego no cabe ninguna justificación.

/p>

Por otro lado, las purgas, que empezaron en 1918 y eran de sobra conocidas por muchos de los agentes soviéticos que vinieron a España y que desde 1933 a hasta la derrota del Frente Popular instruyeron a los comunistas y socialistas españoles en el arte de la represión. Se conocían las purgas revolucionarias durante la Guerra Civil Rusa que se prolongaron hasta las que realizó Stalin.

/p>

Aquí, en España, eran continuas las alusiones a la figura de Stalin desde la prensa socialista y comunista. Pronto, su imagen se hizo frecuente en carteles en todas las manifestaciones y el clímax de la exaltación del tirano comunista se produjo una vez iniciada la Guerra Civil cuando su retrato, a tamaño descomunal, se prodigaba en monumentos públicos –como la Puerta de Alcalá-, edificios privados –como el hotel Colón de Barcelona-, o en emisoras de radio.

/p>

Pero la apoteosis llegó en 1937, cuando una de las carrozas de la cabalgata de Valencia le dedicaba su espacio central a una efigie tallada al dirigente soviético. Una carroza que, como aseguran las crónicas exaltadas de la prensa valenciana del momento, fue la más coreada con gritos de ¡Viva Rusia!

/p>

 

Todo esto podría haber quedado en los libros de historia, pero la izquierda radical actual en España vuelve a reivindicar abiertamente la imagen de Stalin como hemos podido ver en varias de las manifestaciones vinculadas a las protestas de quienes se autodefinen como indignados.

/p>

Puedes comentar el blog con el autor en @Juanerpf o en la página de Facebook Los Crímenes del Comunismo.

Otras entradas del blog Crímenes del comunismo que te pueden interesar:

– Alberti, entre poesías y paseos al enemigo fascista

– Terra Lliure, el brazo terrorista del separatismo catalán

– El alcalde de Lérida que fue fusilado por celebrar una cabalgata de Reyes

– Hungría, represión a sangre y fuego para imponer la ortodoxia comunista

– Quemar derechistas, la cruel diversión frentepopulista

– Bombardear civiles, una práctica frentepopulista manejada por su propaganda

– Toledo, dos meses de orgía de sangre hasta la liberación del Alcázar

– André Marty o fijar el precio de la vida humana en 75 céntimos, el precio de un cartucho

– La violación, un arma del Frente Popular para humillar al enemigo.

– FRAP, ‘viejos republicanos’ que seguían matando en la Transición.

– Fusilando entre «porvos» con la lola y dormidas con el camarada Palomeque.

– Los 18 mártires de Cóbrece, ahogados y descuartizados por odio a la fe.

– La macabra diversión de los represores frentepopulistas

– Terrorista a los que los comunistas consideran héroes

– El linchamiento de los prisioneros en el Cuartel de la Montaña

– Las 13 rosas, otro mito de la izquierda que gusta a la clase política.

– Así depuraban los comunistas españoles, los 46 fusilados de la 84 Brigada Mixta.

– Martirio y asesinato de las 27 Hermanas Adoratrices.

– La mina de Camuñas, un Katyn republicano en plena Mancha.

– Mártires concepcionistas, 14 víctimas del odio comunista a la religión católica.

– Violaciones en la Polonia ‘liberada’, la brutal estrategia militar comunista

– Las violaciones en masa cometidas por el Ejército Rojo

– ¿A qué se refieren los podemitas con ‘Arderéis como en el 36’? (Primera parte)

– ¿A qué se refieren los podemitas con ‘Arderéis como en el 36’? (Segunda parte)

– ¿A qué se refieren los podemitas con ‘Arderéis como en el 36’? (Tercera parte)

Deja una respuesta