«Ser es defenderse», Ramiro de Maeztu
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Aumenta el despilfarro de dinero público

El Gobierno gasta 130 millones en financiar las vacaciones de los jóvenes mientras su tasa de desempleo continúa siendo la más alta de la UE

El ministro de Transportes y Movilidad Sostenible, Óscar Puente. Foto Europa Press

El Consejo de Ministros ha aprobado la segunda edición del programa Verano Joven, que permite a los jóvenes entre 18 y 30 años viajar en transporte público con «descuentos de hasta el 90% a costa del contribuyente». Según el comunicado del Ministerio de Transportes y Movilidad Sostenible, «está previsto destinar hasta 130 millones de euros a financiar la medida: 55 millones de euros para los trayectos en autobús y 75 millones de euros para el ferrocarril«.

El ministro de Transportes, Óscar Puente, celebró que «se ha aprobado la segunda edición» de este plan. Asimismo, ha transmitido que la novedad de este año es que podrán beneficiarse todos los jóvenes, incluso aquellos que tienen residencia legal en España, independientemente de su nacionalidad.

La tapadera para los verdaderos problemas de los jóvenes

Con esta medida, se intenta ocultar los problemas reales que enfrentan los jóvenes y ganar su apoyo, como sucedió con el bono cultural. Sin embargo, España encabeza la lista de países donde los jóvenes enfrentan mayores dificultades para acceder al mercado laboral, con solo el 23% teniendo un empleo estable y satisfactorio.

En 2023, España lideró la tasa de desempleo juvenil con un 28,36%, lo que significa que más de 480.000 sin empleo. Este grupo es también el más afectado por el deterioro de sus condiciones económicas, con salarios un 35% por debajo de la media nacional.

La precariedad laboral y los bajos salarios también impiden que los jóvenes españoles puedan acceder a una vivienda. Según la Fundación La Caixa, «ni tienen la capacidad para pagar la entrada inicial, ni un trabajo estable para hacer frente a la hipoteca». Como resultado, sus únicas opciones son compartir piso o seguir viviendo con sus familias.

.
Fondo newsletter