«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Los españoles gastaron un 7,6% más en la cesta de la compra en ese mes

El precio del aceite de oliva virgen extra se dispara un 79% en noviembre respecto a 2022

Olivas del campo español. Europa Press.

Las ventas totales de bienes de consumo en las cestas de la compra españolas en noviembre se elevaron un 7,6% respecto a lo que se gastó un año antes, mientras que el precio promedio lo hizo en un 6,4%, una de las variaciones interanuales con menos subida en lo que va de año, al tiempo que la demanda anota en positivo, con un aumento del 1,1%, según los últimos datos publicados por NIQ.

En concreto, la alimentación se mantiene como la categoría en la que más gastan los españoles con un incremento en las ventas en valor del 7,9%, una cifra que se ralentiza respecto a los crecimientos observados en meses anteriores por encima del doble dígito, una tendencia que también se registra en el precio promedio, cuyo incremento se sitúa en el 6,8%, mientras que las ventas en volumen suben ligeramente en un 1,1%.

Por su parte, tanto droguería y perfumería, como bebidas registran alzas ligeramente más moderadas en las ventas en valor de un 7% y un 6,7%, respectivamente. Además, los datos de la demanda son muy similares en estas categorías con un incremento de las ventas en volumen del 1,1% para bebidas y un 0,9% para droguería y perfumería, mientras que el precio promedio se incrementa en un 5,6% y un 6%, respectivamente.

El aceite de oliva virgen extra, casi un 80% más caro que en 2022

Respecto al aceite de oliva virgen extra, este dispara su precio un 79,2%, frente a un año antes, pero también el de oliva virgen, que lo hace en un 68,8% o el de oliva que lo hace en un 59,6%.

El informe muestra que este alza de precios tiene un impacto en la demanda con bajadas del 40,7% para el oliva virgen extra, del 14,3% en el de oliva o del 11,1% en el oliva virgen.

De esta forma, las ventas se están desplazando a otros aceites como el de girasol, con un incremento en la demanda del 16%, mientras ve como desciende su precio en un 36,1% respecto a noviembre de 2022. También destaca el importante aumento en la demanda del aceite de orujo, con un incremento del 69,9%, a pesar de que su precio se eleva un 18,3%.

Entre los productos más inflacionistas en noviembre, la parafarmacia de gran consumo escala hasta la primera posición con un alza del 23,2%, seguida del aceite, con un incremento del 22,8%; los alimentos infantiles, con un 20,2%; las aceitunas y encurtidos, un 15,1% superior; los cereales de desayuno, un 14,2% más; los ahumados, un 13,0% más; las verduras congeladas, un 12,7% más; el queso tradicional y el arroz, ambos con incrementos del 12,5% o los helados, un 12% más.

Mientras que los productos que registran bajadas significativas en su precio promedio son el queso rallado, que cae un 8,3%; seguido por los complementos de lavado (-6,8%) y las celulosas del hogar (-5,5).

Por otro lado y a fecha de cierre de noviembre, las marcas blancas siguen creciendo casi un 11% en valor, frente a la subida del 5% de las marcas de fabricante, mientras que las ventas en volumen se elevan en un 4,7% para las de distribuidor y disminuyen en un 3,1% para las de fabricante.

.
Fondo newsletter