'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
El alza de precios es el principal desvelo de alcance global

España ya es el país del mundo en el que crece más la preocupación por la inflación

Preocupación por la subida de la inflación. Fotografía de un supermercado. Europa Press

España es el país en el que se intensifica de manera más acusada la preocupación por la inflación -el alza continuada de los precios-, y por la situación económica general, de entre todos los considerados en la última edición de la encuesta What Worries the World (Lo que preocupa al mundo), realizada por Ipsos. El gigante demoscópico francés, quinto en su sector, no es precisamente una sospechosa fuente de alarmismo, sino, más bien, uno de los referentes de instituciones como el Foro Económico Mundial cuando de estos asuntos se trata.

Según el informe, la inflación es ya, de hecho, el principal desvelo de alcance global, por delante de la pobreza, el desempleo, el crimen y la corrupción. En concreto, uno de cada tres encuestados la considera el mayor problema que enfrenta su país. Un dato que contrasta de forma llamativa con el de hace un año, cuando sólo uno de cada diez consultados la valoraba de esa manera.

El aumento de la preocupación es un fenómeno que se da en todos los lugares tenidos en cuenta, excepto en Colombia, donde, a las puertas de uno de los procesos electorales más trascendentes e impredecibles de su historia democrática, tienen asuntos más urgentes que atender. Además de España, los países donde más ha crecido la inquietud son Chile, Perú, Hungría y Holanda. Mientras, aquellos en los que ya supone la primera causa de intranquilidad son los Estados Unidos, Argentina, Canadá, Reino Unido, Polonia, Turquía y, ahora, Alemania.

Arrastrada por la subida generalizada de los precios, la visión general de la economía entre los habitantes de todos los países tenidos en cuenta no es buena: solo uno de cada tres encuestados considera que la situación económica actual en su país es positiva, mientras que los otros dos tercios, el doble, la percibe como negativa. De manera consecuente a la percepción de la inflación, España y Reino Unido son los dos países que presentan las mayores caídas en las evaluaciones económicas. 

Casi dos tercios dicen que la dirección general de su país es incorrecta

En su estudio, Ipsos incluye un apartado que considera el punto de vista que los ciudadanos expresan sobre la dirección general de su país, más allá de la mera economía, aunque influida de forma ineludible por ésta. Así, en lo que supone un resultado poco menos que paralelo, casi dos tercios dicen que las cosas en su país van por mal camino, mientras que menos de cuatro de cada diez piensa que avanzan en la dirección correcta.

En concreto, Perú presenta la mayor proporción de habitantes que considera equivocado el avance de su país (nueve de cada diez), seguido de Argentina y Colombia (ocho de cada diez). En el caso de España, que experimenta la segunda mayor caída sólo superada por Perú, la percepción negativa es compartida por siete de cada diez ciudadanos. 

Al tiempo que la preocupación por la pérdida de poder adquisitivo y por la economía en su conjunto se dispara en el mundo, pierde posiciones el virus entre los principales problemas de la ciudadanía: pasa del primer lugar en febrero al octavo en esta última edición. La disminución se da en todos los países encuestados, excepto Canadá, donde el gobierno de Justin Trudeau sigue considerándolo un asunto con el que aplicar políticas que lleven a la polarización de la sociedad e intensifiquen el control, y Suecia. Los niveles más altos de desvelo por la enfermedad se registran en Asia: en Japón, único país donde es la principal causa de intranquilidad, Corea del Sur y Malasia.

La guerra de Ucrania no eclipsa la economía

Tampoco la guerra en Ucrania consigue eclipsar a los asuntos económicos, más tangibles, entre las principales inquietudes del ciudadano medio. En términos globales, el problema ocupa el puesto once de dieciocho, detrás del clima y la inmigración. La preocupación es más prominente en los países europeos, de manera especial en Alemania, donde se sitúa cerca de la inflación como primer temor, Polonia, Suecia, Reino Unido e Italia. En Iberoamérica, sin embargo, el conflicto supone un desvelo menor. 

Se confirma una vez más que cuando las cosas se ponen serias, la economía, cuyo origen etimológico no es otro que «dirección o administración de una casa», se convierte en la principal fuente de desasosiego. Ocurre en todas partes de manera inevitable, por mucho que la mayoría de los políticos y medios de comunicación se afanen en manufacturar problemas que nada tienen que ver con el día a día de una familia.

Noticias de España

.
Fondo newsletter