'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
Llaman a prepararse 'para la próxima crisis de salud'

Los líderes mundiales seguirán con la excusa de la pandemia para mantener el control político

El presidente de EEUU, Joe Biden, y el presidente de Canadá, Justin Trudeau. Reuters

Nunca llueve a gusto de todos, reza el refrán, pero tampoco a disgusto de todos. La pandemia de coronavirus de estos dos últimos años ha traído un sinfín de ruina, muertes por el virus y por circunstancias asociadas, cierres de empresas, hundimiento del empleo, crecimiento de la pobreza y pérdida de libertades. Y, en esto último, hay que reconocer que ha beneficiado a muchos poderosos, empezando por el Partido Demócrata estadounidense.

Es difícil negar que las restricciones impuestas por la pandemia contribuyeron poderosamente a la victoria electoral de Joe Biden, y no menos a aprobar medidas de control público que, en tiempos normales, hubieran resultado inasumibles para una democracia como Estados Unidos. Así que no tiene nada de extraño que Biden, como otros líderes políticos, quieran estirar el miedo todo lo que puedan.

Es lo que se ha podido ver en la Segunda Cumbre Mundial sobre el Covid, donde Biden y otros líderes mundiales han dejado claro que esto no ha hecho más que empezar. «Prepárense para la próxima crisis de salud porque habrá otras», aseguró Biden en la Cumbre mantenida online.

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, ese «poster boy» de la política «woke», insistió en que “la pandemia no ha terminado. Y mientras persiste, cambia”.

Era el ritornello de la cumbre; parecían todos Fausto exclamando: «Detente, instante: ¡eres tan bello!». No, esto no ha acabado, para nada, subrayó el viejo terrorista y actual jefe de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus: «Es un error pensar que esta pandemia ha terminado. La pandemia no termina en ninguna parte hasta que termina en todas partes».

Y, cómo no, nuestra presidente europea, Úrsula von der Leyen, que aún no ha visto una medida liberticida que no le guste: «No podemos ser complacientes, porque la pandemia no ha terminado». Y el primer ministro no electo Mario Draghi, cómo no: «Pero como sabemos muy bien, la pandemia no ha terminado». Hay consenso: nuestros líderes van a seguir manteniendo el covid contra viento y marea, y contra toda evidencia.

Afortunadamente para las masas aterradas, el etíope, acusado en su país de genocidio, tiene un plan: «En la Asamblea Mundial de la Salud de este mes, la OMS presentará un plan para fortalecer la arquitectura global para la preparación, respuesta y resiliencia ante emergencias de salud. Esto incluye la creación de un fondo de intermediación financiera para apoyar el acceso equitativo a herramientas que salvan vidas ante futuras epidemias y pandemias”.

A lo que Biden añadió su aporte tranquilizador: «Y estamos aumentando nuestro apoyo para la nueva preparación ante una pandemia y el fondo de seguridad sanitaria mundial que se establecerá en el Banco Mundial este verano, con 450 millones de dólares en fondos iniciales”.

Uno pensaría que si algo ha demostrado esta pandemia es que el globalismo -los países de todo el mundo han aplicado, con ligeras variaciones, las mismas recetas inútiles- es un verdadero desastre. Pero los de arriba no están en absoluto de acuerdo, y así el primer ministro indio, Narenda Modi, ve «claro que se requiere una respuesta global coordinada para combatir futuras emergencias de salud», una propuesta que aplauden entusiastas desde el colombiano Iván Duque (“continuamos con nuestro llamado a fortalecer la arquitectura de seguridad sanitaria global con procesos transparentes, inclusivos y colaborativos”) hasta el canciller alemán Olaf Scholz (“apoyamos su propuesta de establecer un nuevo fondo para la preparación ante una pandemia en el Banco Mundial, que opere en estrecha coordinación y cooperación con la OMS”.

La Casa Blanca anunció recientemente los compromisos de Estados Unidos y otras naciones con este esfuerzo de respuesta al covid-19 que surge de la cumbre mundial. «La Cumbre obtuvo nuevos compromisos financieros por un total de 3.200 millones de dólares, aún no anunciados, más allá de las promesas hechas hasta la fecha en 2022. Esto incluye casi 2.500 millones para covid-19 y actividades de respuesta relacionadas y 712 millones en nuevos compromisos hacia una nueva preparación para una pandemia y fondo mundial de seguridad sanitaria del Banco Mundial. Alentamos a los socios a unirse, ya que se necesita mucho más para controlar el covid-19 y construir una mejor seguridad sanitaria”.

TEMAS |

Noticias de España

.
Fondo newsletter