«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Cobraba entre 1.300 y 1.800 euros por inmigrante

El líder de una organización criminal que introducía ilegales en España pide asilo para paralizar su expulsión

Coche de la Policía Nacional
Vehículo de la Policía Nacional. Europa Press

Un ciudadano marroquí acusado de liderar una organización criminal que introducía a inmigrantes ilegales en territorio español solicitará asilo para paralizar su proceso de expulsión tras ser reclamado por las autoridades marroquíes.

Acorde a la información a la que ha tenido acceso este medio, Y.S. fue detenido el pasado 17 de agosto en la localidad de Roquetas de Mar (Almería), acusado de los delitos de organización criminal y favorecimiento de la inmigración ilegal. Su detención se produjo fruto de una colaboración policial con las autoridades marroquíes que se encontraban bajo su pista.

El martes la Audiencia Nacional celebró la vista para su extradición a la que el ciudadano marroquí se ha negado al alegar que es perseguido por las autoridades marroquíes por su condición de activista. Incluso aseguró que se trata de una «historia montada por los servicios secretos marroquíes» para forzar su expulsión de España.

Sin embargo, tanto la Justicia española como la Fiscalía marroquí lo tienen claro y existen indicios suficientes que le señalan como presunto líder de una organización criminal que ha estado introduciendo inmigrantes ilegales en territorio español desde al menos el año 2009.

En el año 2019 cuando la Justicia marroquí intensificó sus acusaciones sobre Y.S. tras hacerse con un número de embarcaciones neumáticas fuera de lo habitual para la organización de viajes a territorio español de ilegales de origen subsahariano a los que cobraba entre 1.300 y 1.800 euros, según fuentes de la investigación.

Por su parte, la Fiscalía española ha remitido un escrito a Marruecos en el cual considera favorable su extradición al considerarse probada su implicación en los hechos que se le imputan. Mientras, el abogado de Y.S. ha subrayado que tanto en su país de origen como en prácticamente todo el Magreb, «no se respetan los derechos». Sin embargo, la Fiscalía de la Audiencia Nacional no considera suficientemente acreditadas las alegaciones del detenido.

Como respuesta ante la negativa de la Justicia española a considerar la suspensión de su extradición, Y.S. ha declarado que solicitará asilo alegando motivos de persecución política por la supuesta condición de activista mencionada con anterioridad. Algo que, según las fuentes policiales consultadas por este medio, paralizaría su expulsión hasta la resolución de su expediente por parte de la Oficina de Asilo y refugio española.

+ en
.
Fondo newsletter