«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
SE INSTALÓ EN MAYO DE 2020 POR LAS PROTESTAS DE SUS VECINOS

Interior retira la garita de seguridad de casa de Montero e Iglesias casi cuatro años después y en plena guerra con Díaz

El Ministerio del Interior ha retirado la garita de seguridad que se encontraba a las puertas de la casa de Irene Montero y Pablo Iglesias. Europa Press.
El Ministerio del Interior ha retirado la garita de seguridad que se encontraba a las puertas de la casa de Irene Montero y Pablo Iglesias. Europa Press.

El Ministerio del Interior ha retirado la garita de seguridad que se encontraba a las puertas de la casa de Irene Montero y Pablo Iglesias en la madrileña localidad de Galapagar desde mediados del año 2020, tal y como ha podido saber el diario Vozpópuli. Un hecho llamativo, ya que si bien es cierto que ambos han dejado de ostentar cargos públicos —Iglesias dimitió como vicepresidente hace dos años e Irene Montero ha dejado de ser ministra de Igualdad hace pocas semanas—, el ministerio de Fernando Grande-Marlaska toma esta decisión ahora que los líderes de Podemos se encuentran en plena guerra con Yolanda Díaz, líder de Sumar y socia de Pedro Sánchez.

La caseta de seguridad, que llegaba en su día a estar custodiada a veces por hasta 30 agentes de Policía y Guardia Civil, se instaló en mayo de 2020 en La Navata, la urbanización de lujo en la que tienen su mansión los dirigentes morados morados. En plena pandemia, se produjeron concentraciones diarias en las que se realizaban caceroladas y se ponía el himno de España, como medio de protesta de los vecinos contra la nefasta gestión de la pandemia que hizo el Gobierno.

La noticia se ha conocido el mismo día en que Sumar ha anunciado que estudia llevar a Podemos al pacto antitransfuguismo tras romper con el grupo parlamentario plurinacional en el Congreso y pasar al Mixto, al subrayar que los cinco diputados han incurrido en este comportamiento y no han dejado su acta parlamentaria.

Así lo ha trasladado en rueda de prensa el portavoz de Sumar, Ernest Urtasun, para subrayar que según establece el pacto antitransfuguismo, en su adenda tercera, fija que cuando una persona que se presenta por una coalición la abandona sin ceder el escaño, es un caso de dicha conducta censurable en términos políticos.

Es más, Urtasun ha remarcado que esa definición de transfuguismo fue apoyada por todos los partidos, incluido Podemos, durante su última reforma de forma «unánime».

+ en
.
Fondo newsletter