«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
DENUNCIAN QUE NO SE HAYA CREADO TRAS LA TRAGEDIA DEL TARAJAL

Jucil pide a Marlaska un protocolo «claro» para actuar en casos de invasiones a la valla de Ceuta

Coches de Guardia Civil en la valla de Ceuta. Europa Press.
Coches de Guardia Civil en la valla de Ceuta. Europa Press.

La asociación profesional Justicia para la Guardia Civil (Jucil) ha recordado en un comunicado que, diez años después de la tragedia del Tarajal (Ceuta), continúan sin tener un protocolo elaborado por el Ministerio del interior, —que depende de Fernando Grande-Maslaska— «claro de cómo deberán actuar en el caso de nuevos intentos masivos de tocar tierra española por parte de inmigrantes sin permiso».

«Jucil pretende abordar la falta de protocolos claros y específicos de actuación para los guardias civiles en contextos migratorios masivos, con el objetivo de prevenir nuevas tragedias y también de garantizar tanto la seguridad como los derechos de todos los involucrados en esta situación», afirma el secretario general de Jucil, Ernesto Vilariño.

El 6 de febrero de 2014, según rememora Jucil, 16 guardias civiles de servicio se vieron completamente superados por los acontecimientos, en los que llegó a intervenir el Ejército, lo que puso de manifiesto la complicada controversia a la que se enfrentan los guardias civiles cuando deben gestionar situaciones migratorias.

«La falta de unos protocolos concretos y la incertidumbre jurídica sobre cómo se deben de abordar estas situaciones contribuye a un escenario problemático donde se observan soluciones inadecuadas, tanto para la atención y el cuidado personal de los migrantes como para la tranquilidad sobre su intervención de los propios agentes», precisa el secretario general.

En este sentido, recuerda que el caso, sobreseído en los tribunales en varias ocasiones, aún es motivo de controversia judicial. Por ello, recalcan que es importante la elaboración de los protocolos. «No tenemos la menor duda de que esos protocolos deben de ser el resultado de una cuidadosa consideración del respeto a los derechos humanos, la seguridad de los migrantes y los procedimientos adecuados para asegurar el orden en las fronteras», afirma Vilariño.

+ en
.
Fondo newsletter