'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
SE LE ATRIBUYEN 54 ROBOS CON FUERZA

La Guardia Civil desarticula un grupo criminal muy peligroso conformado por marroquíes que actuaba en Murcia y Alicante

Coche patrulla de la Guardia Civil. Europa Press
Coche patrulla de la Guardia Civil. Europa Press

La Guardia Civil, en el marco de la operación «Salado», ha desarticulado un grupo criminal de marroquíes «muy activo y peligroso» dedicado al robo en domicilios, establecimientos y naves industriales por las comarcas del Campo de Cartagena (Murcia) y de la Vega Baja (Alicante). 

Los miembros, diez marroquíes y una española de 19 años que eran residentes en el municipio de Torre Pacheco y que, a excepción de dos de ellos, contaban con multitud de antecedentes policiales, han sido detenidos en el municipio murciano.

Durante los meses de marzo y abril del presente año, la Guardia Civil detectó un incremento del número de robos en viviendas en los municipios de Pilar de la Horadada (Alicante) y Torre Pacheco (Murcia), en los cuales el modus operandi era el mismo.

El Área de Investigación del Puesto Principal de Pilar de la Horadada inició las correspondientes investigaciones, percatándose de que los mismos delincuentes estaban actuando también en la comarca murciana del Campo de Cartagena. 

Tras una ardua tarea de labores operativas y de obtención de información, la Benemérita apreció que se encontraban ante un grupo criminal muy activo, sus actividades delictivas no se centraban únicamente en robar en el interior de domicilios, también lo hacían en naves industriales, establecimientos y explotaciones agrícolas, sustrayendo también vehículos a motor, gasoil o incluso cobre. La peligrosidad con la que se movía la banda quedó acredita con la utilización de un arma corta de fuego en una de sus acciones.

La Guardia Civil determinó que la banda se encontraba estructurada de una forma claramente organizada y definida, distribuyéndose las tareas de forma concreta y disciplinada, para la comisión de los robos.

Los detenidos han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia de Orihuela, que ha decretado el ingreso en prisión de tres de ellos y medidas cautelares para el resto.

Los agentes continúan con las investigaciones, ya que no se descarta que el número de afectados aumente. Se les atribuyen, hasta la fecha, 54 delitos de robo con fuerza (entre los cometidos en vivienda, establecimiento, explotaciones agrícolas y naves industriales), tres delitos de robos de vehículos empleados con posterioridad en la comisión de otros delitos, seis delitos de usurpación de estado civil, un delito contra la salud pública por tráfico de drogas, además del delito de pertenencia a grupo criminal.

+ en

Noticias de España

.
Fondo newsletter