«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
En un total de ocho provincias

La Policía y la Guardia Civil desarticulan una red criminal marroquí especializada en robos en viviendas de zonas rurales

Material incautado a la organización criminal. Rubén Pulido

Agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil han desarticulado en la provincia de Alicante a una red criminal de origen marroquí dedicada al robo en el interior de viviendas en zonas rurales. Una vez practicada más de una decena de detenciones, el Juzgado de Instrucción de Guardia de Orihuela (Alicante) ha decretado el ingreso en prisión para ocho de ellos, incluidos los principales responsables, todos marroquíes. Sobre la organización pesan más de 100 hechos de naturaliza delictiva cometidos en ocho provincias.

En agosto de 2023, la provincia de Alicante y sus alrededores experimentaron un significativo aumento en los robos cometidos en el interior de viviendas ubicadas en zonas apartadas. Respondiendo a esta situación, el Grupo de Policía Judicial de la Brigada de la Comisaría de Orihuela de la Policía Nacional y la Guardia Civil de Villena iniciaron la operación Welter-Granizo.

Según las fuentes policiales consultadas por LA GACETA, durante la primera fase de investigación pudo determinarse que se trataba de una organización delictiva muy activa, que operaba en la provincia de Alicante y sus alrededores. Preferían actuar durante la noche y, en ocasiones, llegaban a cometer hasta seis robos en una sola jornada. Los delincuentes seleccionaban viviendas, forzaban puertas y ventanas, y robaban joyas, dinero y otros objetos de valor. Utilizaban vehículos robados, en ocasiones con placas de matrícula falsas, para transportar los objetos sustraídos.

Tras analizar los movimientos de los criminales, se identificó que utilizaban principalmente autovías hasta llegar a sus áreas seguras. Allí estacionaban los vehículos con los materiales robados antes de proceder a la venta de los objetos sustraídos a receptadores.

El pasado 17 de diciembre y los dos días siguientes, tras identificar a todos los miembros de la banda y acreditar su participación en los robos, se llevó a cabo la fase de explotación de la operación. Se realizaron registros en siete viviendas y en una nave industrial en los municipios de Murcia, Albatera, Cox, Dolores, Benejúzar y Crevillente.

En la pedanía murciana de Sangonera la Seca (Murcia) se realizaron dos inspecciones en dos establecimientos que concluyeron con la detención de la persona encargada de recibir vehículos y otros efectos sustraídos para su posterior envío a Marruecos. Además, en un taller ilegal de Crevillente se encontró una furgoneta robada y material para la elaboración de llaves maestras.

Los registros e inspecciones incluyeron la incautación de herramientas utilizadas para cometer los robos, elementos electrónicos para inutilizar sistemas de seguridad de vehículos, llaves falsas y una variedad de objetos robados. También se recuperaron 13 vehículos sustraídos. Se intervinieron 10.490 gramos de hachís, 90 gramos de cocaína, elementos para la elaboración y distribución de sustancias estupefacientes, y diversos objetos ocultos estratégicamente en un chalet.

Los detenidos, de origen marroquí y acusados de pertenencia a grupo criminal, delitos contra el patrimonio y el orden socioeconómico, así como tráfico de drogas, fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia de Orihuela. Ocho de ellos, incluidos los máximos responsables, ingresaron en prisión, mientras que para el resto se decretaron medidas cautelares.

En el desarrollo de la operación se ha contado con la colaboración del Grupo de Policía Judicial de la Comisaría de Yecla (Murcia) y el Grupo de Sistemas Especiales de la Jefatura Superior de Valencia, así como de las Unidades de Seguridad Ciudadana (USEClCs) de Alicante y Torrevieja, y los puestos principales de Callosa de Segura y Torrevieja

Con esta colaboración entre la Policía Nacional y la Guardia Civil se han esclarecido 105 delitos cometidos en las provincias de Alicante, Albacete, Murcia, Almería, Ciudad Real y Valencia, entre otras. Además, se ha desmantelado un grupo criminal que generó pérdidas económicas superiores a los 400.000 euros entre daños y objetos sustraídos.

+ en
.
Fondo newsletter